Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los residentes de Medicina de Familia deben enfrentarse a la precariedad laboral y a gestionar el tiempo en la consulta

Los residentes de Medicina de Familia deben enfrentarse a la precariedad laboral y a gestionar el tiempo en la consulta, según se ha puesto de manifiesto durante las XX Jornadas de Residentes y II de Tutores, organizadas recientemente por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), bajo el lema 'Medicina Familiar y Comunitaria: desde la raíz'.
"El objetivo ha sido reflexionar sobre el pasado, presente y futuro de la atención primaria y ofrecer un espacio de aprendizaje entre tutores y residentes para compartir experiencias y formación más allá de las consultas", ha explicado el secretario de semFYC, Francisco Javier Castro.
En este sentido, el vocal de Residentes de semFYC, Francisco Ángel Guirao, ha recordado durante su discurso la necesidad de "mirar al futuro sin olvidar el pasado" y ha instado a los residentes a luchar para conservar la esencia de la Atención Primaria, "base del sistema sanitario", e innovar y mejorar la gestión del tiempo en consulta, las listas de espera y la atención al paciente.
"El joven residente se enfrenta ahora a reivindicaciones muy diferentes a las que nos enfrentábamos años atrás. Hoy en día, las nuevas generaciones deben luchar contra la precariedad laboral, así como por obtener recursos que garanticen una atención biopsicosocial del paciente. Para ello, los tutores tenemos la obligación de educar a los residentes en valores como la independencia, el criterio científico y, sobre todo, la humanidad", ha apostillado Castro.
GESTIÓN DEL TIEMPO Y CONTROL DE LA INCERTIDUMBRE
En concreto, el doctor Castro ha subrayado la importancia de establecer prioridades en cuanto a la gestión del tiempo, sin que se convierta en un factor "estresante", así como incidir en la formación clínica clásica, que parte de la anamnesis y de la exploración física, frente a las pruebas complementarias. En
"La figura del tutor es fundamental para aprender habilidades que nos permitan gestionar correctamente el tiempo de las consultas. No obstante, es esencial mantener un espíritu crítico y no aprender por ósmosis", ha matizado Guirao.
Por otra parte, durante el encuentro se han celebrado diversos talleres sobre cómo utilizar las redes sociales como herramientas de búsqueda de información de profesionales y pacientes. "Se trata de herramientas magníficas a la que deberían recurrir todos los profesionales de la salud. Cada día encontramos información nueva, guías de práctica clínica y críticas a esas guías de las que, sin duda, aprendemos mucho", ha informado Guirao.
Por último, el Foro Docente, recuperado tras una década, ha constituido otra de las novedades de la reunión, que en esta ocasión ha contado con la participación de más de 40 tutores y representantes de Unidades Docentes y Comisión de la Especialidad. Allí, se ha abordado la realidad de la docencia, los sistemas de acreditación, la incentivación al tutor y el reto que supone la troncalidad.