Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una joven resulta herida de gravedad tras caer en un charco de ácido usado para limpiar una calle en Almería

Una joven de 13 años de edad se mantiene desde hace una semana ingresada en el Área de Pediatría del Hospital Torrecárdenas de Almería después de que resbalara y cayera a un charco de ácido decapante usado para limpiar la vía, de forma que ha pasado cinco veces ya por el quirófano para tratarse de sus heridas, puesto que sufre quemaduras de tercer grado en el 20 por ciento de su cuerpo.
Así lo ha indicado a Europa Press el abuelo de la joven, Carlos G.C., quien ha calificado de "catastrófico" lo ocurrido al considerar que su nieta quedará "marcada para toda la vida", ya que presenta heridas en los dos muslos, las manos, los antebrazos y el tórax y pecho de la parte izquierda.
Los hechos tuvieron lugar el pasado día 5, cuando la menor, junto con otros compañeros, salía del IES Celia Viñas de la capital sobre las 14,30 horas, de forma que a las puertas un operario del servicio municipal de limpieza concesionado a Acciona-La Generala-FCC retiraba con productos químicos las pintadas de la acera, según el relato avanzado este jueves por 'La Voz de Almería'.
Según la información recopilado por el abuelo de la chica, no había ninguna señal que advirtiera de este tipo de trabajos y delimitara el paso por la zona de trabajo, de forma que aunque el operario intentó que los niños no pasaran, la chica resbaló sobre la acera mojada y cayó sobre el líquido, que empapó la ropa y con el que tuvo contacto directo.
"El operario se vio desbordado totalmente", ha asegurado el abuelo de la chica, quien pese a todo ha lamentado que desde el Ayuntamiento de Almería nadie se haya puesto en contacto con la familia a raíz de estos hechos.
Así, pese a ser tratada en poco tiempo por los servicios médicos, la chica resultó abrasada con el ácido, por lo que tuvo que ser sedada al llegar al centro hospitalario. "Ayer entró por quinta vez al quirófano para que le limpiaran y empezar a regenerar los tejidos. Está sedada todo el tiempo", ha asegurado su abuelo.
La familia está a la espera de recopilar los informes médicos pertinentes para denunciar el caso y depurar responsabilidades al tiempo que ha agradecido al colegio y a los transeúntes que atendieron a la menor en el primer momento su implicación.