Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres retiran la acusación contra la imputada por llamadas vejatorias al ser una falta

Los padres de Marta del Castillo Casanueva, la joven sevillana desaparecida y presuntamente asesinada la noche del 24 al 25 de enero del pasado año 2009 en un piso de la barriada de León XIII, han renunciado a ejercer la acusación contra la mujer que presuntamente realizó llamadas vejatorias en las que les decía, entre otras cosas, que "no la iban a volver a ver nunca más".
En este sentido, fuentes del caso han informado de que, hace ya unos días, el letrado de los padres, José María Calero, presentó un escrito ante el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla en el que presentaba la renuncia de los padres a seguir personados en la causa contra esta mujer, que presuntamente les habría realizado llamadas vejatorias a los pocos días de la desaparición de su hija. 
De este modo, las mismas fuentes han precisado que los padres de Marta, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, han decidido renunciar debido a que el Juzgado instructor ha tramitados los hechos como una falta de vejaciones injustas, y no como un delito, tal y como pretendían desde un principio los padres.
Al hilo de ello, las fuentes consultadas han explicado que, al tratarse de una falta, únicamente es perseguible a instancias de parte, motivo por el que el Juzgado de Instrucción número 16 procederá "con casi toda seguridad" a archivar esta causa.
Este juicio tenía prevista su celebración el pasado mes de noviembre CGS
, pero finalmente se suspendió tras solicitar la representación jurídica de los padres de la joven que el caso se tramitara como un delito y no como una falta por vejaciones injustas, tal y como estaba previsto, mientras que la defensa de la mujer pidió que ésta fuera sometida a un análisis psiquiátrico.