Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los reumatólogos insisten en que los fármacos biosimilares no son lo mismo que un genérico

La Sociedad Española de Reumatología (SER) insiste en que los medicamentos biosimilares no pueden igualarse con los genéricos, pese a que la reforma sanitaria impulsada por el Ministerio de Sanidad establece que, a igualdad de precio, se debe optar por uno u otro indistintamente.
Dicha decisión supuso que "por primera vez" un Real Decreto identificaba a los biosimilares con los genéricos cuando, a diferencia de estos, los medicamentos biosimilares no pueden copiar exactamente el ingrediente activo de un medicamento biológico.
De hecho, han recordado los reumatólogos, los biosimilares se fabrican con células diferentes y mediante un proceso diferente al de los fármacos que imitan, "por esta razón son solo similares y no iguales". Por ello, no se puede permitir la extrapolación automática de las indicaciones de los originales, ya que la evidencia científica no lo sostiene.
"Los biosimilares van a cumplir un papel significativo en el cuidado de la salud", explica la SER, que insiste en que "para que este papel no se "malinterprete", todos los actores implicados en el cuidado del paciente, desde los políticos hasta los propios pacientes y, por supuesto, los especialistas, debemos comprender que un biosimilar no es una réplica del producto original y, por lo tanto, no puede ser tratado como un genérico".
Además, apuntan que "al igual que los fármacos biológicos originales, los llamados biosimilares deben demostrar su eficacia y seguridad en los ensayos clínicos correspondientes, antes de comercializar el producto para indicaciones concretas, lo cual se está llevando a cabo en la actualidad".
Por ello, la SER defiende que "siempre que haya una sustitución, el especialista debe dar su opinión y consentimiento, estando siempre incluido en la toma de esa decisión".