Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No sabemos que transfusión acabará con ella"

Laura vive con un catéter interno conectado a su corazón porque, a pesar de su corta edad, "ya tiene las venas rotas y los médicos no la pueden pinchar más", comenta Rocío, su madre. "Aunque aparentemente, físicamente está bien, sufre falta de oxígeno y se cansa con el mínimo esfuerzo".
Rocío explica que su niña "intenta jugar y correr pero enseguida se para agotada, duerme mucho y come todo purés como un bebé porque a la tercera cucharada se queda sin fuerzas para masticar y deja de comer".
Aunque sus médicos aseguran que puede ir a la guardería como cualquier niño de su edad, el año pasado solo fue a clase 20 días en todo el curso. "Cualquier resfriado, que en un niño sano se cura en cuatro días, a Laura le dura 20", lamenta su madre. A pesar de estar vacunada, acaba de pasar la varicela..."siempre está muy baja de defensas y lo coge todo", dice Rocío.
La médula de Laura no funciona bien y su sangre no produce la hemoglobina suficiente para trasportar a través de la sangre el oxígeno o el hierro. La única solución que le ofrece la Sanidad española son transfusiones de sangre cada cuatro semanas. Pero este tratamiento también es dañino para ella. "La sangre que le ponen tiene perfectamente todos los componentes y eso es contraproducente para ella porque se encuentra con plaquetas o hierro en exceso, que se acumula en el hígado", dice angustiada Rocío. "Así fallará el hígado y con ello el corazón".
Una opción en EEUU
A Laura le hicieron su primera transfusión con tres días de vida. La única esperanza de sus padres está en los médicos norteamericanos. Para recaudar el dinero necesario del tratamiento han echado mano de las organizan eventos benéficos para recaudar dinero. Solo las pruebas diagnósticas cuestan 60.000 euros. redes sociales y
Aunque Laura está en la lista internacional de transplantes, los médicos españoles les han explicado a los padres que un donante externo no garantiza su cura definitiva. La médula de su hermano, que no ha heredado esta enfermedad, solo es compatible al 80% y tampoco le salvaría la vida.
El tiempo apremia a esta familia. Su madre sentencia: "no sabemos que transfusión va a acabar con ella".
 
Para ayudar a Laura, éste es el número de cuenta : 2038 1841 14 3001015820