Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La falta de semen de calidad pone en peligro la ayuda a parejas

Carmen Anarte, responsable del laboratorio de Andrología de la Unidad de Reproducción Asistida de la Clínica Quirón de Bilbao, ha alertado de que los requisitos para convertirse en donante "son cada vez más difíciles de conseguir", ante el descenso de calidad de las muestras.

Según explica, no todas las muestras de semen son capaces de soportar de idéntica manera la descongelación, con lo que sólo un porcentaje muy bajo de los varones que aspiran a ser donantes llegan a ser aceptados.

Además de tener entre 18 y 35 años y una concentración de entre 60 y 70 millones de espermatozoides por muestra (tres veces más de lo que la Organización Mundial de la Salud considera normal), el donante ha de garantizar que no padece (ni él, ni sus familiares directos) trastornos genéticos hereditarios ni enfermedades como el asma, la diabetes, la epilepsia o la hipertensión arterial.

De igual modo, ha de ser seronegativo para la hepatitis B y C, sífilis, herpes y VIH, y contar con un cariotipo normal, entre otras exigencias.

La utilización de semen de donante está indicada como tratamiento de infertilidad en parejas heterosexuales con una baja calidad seminal o ausencia de espermatozoides, en pacientes con enfermedades hereditarias o alteraciones cromosómicas graves y en los casos de mujeres sin pareja.

Sin embargo, un estudio publicado en el "British Medical Journal" alertó de que la cantidad media de espermatozoides masculinos ha descendido un 45% en los últimos 50 años. En España, los expertos aseguran que en las tres últimas décadas se ha pasado de una media de 336 millones de espermatozoides por eyaculación a 258 millones en la actualidad.