Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El uso de simuladores en las aulas favorece el trabajo en equipo y la resistencia a la frustración, según Praxis MMT

El uso de simuladores en las aulas favorece el trabajo en equipo, la resistencia a la frustración y la inteligencia emocional, entre otras habilidades, según la empresa española Praxis MMT, que a través de un simulador de tercera generación permite a los alumnos dirigir sus propias empresas en Internet.
En el desarrollo de cada simulación, Praxis MMT realiza un trabajo previo de análisis del mercado a emular, considerando todas sus características intrínsecas y reproduciendo sus detalles, lo que conlleva la incorporación de un muy elevado número de variables en la simulación de la realidad empresarial.
Una de las características que aportan estos simuladores de tercera generación es que tienen un diseño de "caja negra", de forma que no se comunica al alumno los errores que han cometido ni le aconseja como debe actuar, por lo que igual que en la vida real, el alumno debe realizar un esfuerzo y analizar sus resultados para identificar los errores de gestión cometidos y rectificarlos, permitiendo un mayor desarrollo de sus habilidades.
Según el profesor del IES Antoni de Martí i Franques José María Vila, el uso de los simuladores "incentiva el análisis de casos dinámicos, permite que los alumnos desarrollen habilidades asociadas al espíritu emprendedor como la flexibilidad, la empatía, el liderazgo o la capacidad de análisis".
Según MMT, el papel que juega el docente es "fundamental" ya que será quien vaya guiando al alumno, a modo de entretenimiento. Este tipo de aprendizaje práctico desarrolla en el alumno las habilidades de análisis, valoración, decisión, actuación, trabajo en equipo, resistencia a la frustración e inteligencia emocional, añade.
En el ámbito educativo, las simulaciones empresariales se utilizan en programas de grado, postgrado y 'executive education', y cada vez más están formando parte de la enseñanza en ESO, Bachillerato y Formación Profesional.
SIMULADORES EN COLEGIOS Y UNIVERSIDADES
En la actualidad, decenas de centros escolares y universidades como el IES Luis de Morales en Cáceres o el Colegio Internacional Nuevo Centro y ESIC en Madrid ya han puesto a prueba los simuladores en la enseñanza en sus aulas.
Estos simuladores también se ponen en práctica en la competición nacional 'Young Business Talents' que este año cumple su tercera edición y en la que participan 5.300 alumnos pertenecientes a 308 centros escolares de toda España.
Organizado por NIVEA y ESIC, la competición está dirigida a estudiantes de 4º de ESO, Bachillerato y Formación Profesional para que dirijan sus propias empresas en Internet gracias al uso de un avanzado simulador de tercera generación cedido de forma gratuita por Praxis MMT a los centros docentes.
En el ámbito de la educación, NIVEA ha logrado el reconocimiento del proyecto Young Business Talents por el beneficio que aportan los simuladores a la enseñanza en el marco de Enterprise 2020, la línea de acción estratégica impulsada por la Comisión Europea y liderada por CSR Europe.
Durante los próximos meses, los participantes de Young Business Talents (www.youngbusinesstalents.com) se enfrentarán por equipos a nivel regional y los 100 mejores clasificados estarán en la final nacional que tendrá lugar en Madrid el próximo mes de abril. Los finalistas competirán por conseguir ser los mejores empresarios virtuales de España y por ganar parte de los 21.200 euros en premios.