Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un subordinado de Martínez Touriño, sospechoso de haber encargado el crimen

Martínez Touriño fue asesinado en la confluencia de las calles Travessera de Gràcia y Santaló, en Barcelona. Foto: Archivo.telecinco.es
Según han informado fuentes cercanas al caso, entre los detenidos figura M.M.B., que fue jefe de los servicios audiovisuales del Centro de Convenciones y que presuntamente encargó el crimen debido a un enfrentamiento con Touriño.
El supuesto ideólogo del crimen encargó al parecer el asesinato a un sicario de origen colombiano, que también se encuentra entre los arrestados. Asimismo, entre los ocho detenidos también figura la hermana de M.M.B., según las mismas fuentes.
Félix Martínez Touriño falleció el pasado día 9 de febrero, a los 36 años, tras recibir un único disparo en la cabeza en la calle Santaló, en la parte alta de Barcelona, por parte de un hombre que iba con la cara tapada y que se dio a la fuga.
La operación policial que ha permitido detener a estas ocho personas sigue abierta, por lo que no se descarta que en las próximas horas pueda haber más detenidos.
Tras cuatro meses de pesquisas en medio de una gran discreción, ya que el caso se encuentra bajo secreto de sumario, la división de investigación criminal de los Mossos logró hallar pistas que finalmente les llevaron a los ocho detenidos, que al parecer actuaron por encargo, según las mismas fuentes.
Los investigadores descartan prácticamente del todo que el móvil del crimen fuera personal, familiar o por drogas, ya que cada vez toma más cuerpo que el crimen responde a un asunto de negocios.
Tras seguir la pista a los sospechosos, varios agentes de los Mossos d'Esquadra se desplazaron a Madrid, donde con la colaboración de la Guardia Civil procedieron el pasado fin de semana a la detención de seis personas, tanto en la comunidad de Madrid como en Castilla la Macha, cerca de Toledo.
Posteriormente, los Mossos han detenido esta pasada noche a otras dos personas, en este caso en Barcelona.
El asesinato de Félix Martínez Touriño, que consternó al sector turístico catalán, ya que se le conocía como una persona seria, competente y muy profesional, ocurrió a las 08.15 horas de la mañana, cuando el ejecutivo, que iba trajeado y llevaba un portafolios y un maletín de viaje pequeño, se encontraba en la confluencia de las calles Travessera de Grácia y Santaló.
Un hombre alto y de complexión fuerte le abordó por la espalda y le disparó sin mediar palabra un solo tiro mortal en la cabeza y después huyó corriendo por la calle Casanova, sin llevarse ningún efecto personal de la víctima.
El asesino se deshizo de la pistola -de la marca japonesa Daewo- en un contenedor de escombros cercano.
La falta de un móvil claro llevó en un principio a los Mossos a desarrollar una minuciosa tarea de investigación, en la que reconstruyeron la vida del ejecutivo para tratar de dar con alguna pista que arrojara luz sobre el crimen, uno de los asesinatos más complejos a los que se ha enfrentado la policía catalana en los últimos años.
Con el objetivo de no dejar ningún cabo suelto, los agentes rastrearon las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la zona, interrogaron a los comerciantes de la zona, en busca de testigos, y buscaron huellas y pelos en la pistola y en el gorro y la bufanda que también lanzó el asesino tras cometer el crimen.
Martínez Touriño era el director general de GL Events CCIB, la sociedad gestora del Centro Internacional de Convenciones de Barcelona (CCIB), y había desarrollado su trayectoria profesional en el sector hotelero, donde había dirigido varios hoteles de la cadena AC en Barcelona.