Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El colegio del niño que se suicidó en Leganés se persona en el caso

Diegotelecinco.es

El Colegio Nuestra Señora de los Ángeles ha decidido personarse en la investigación judicial reabierta sobre la muerte de Diego, el alumno de 11 años que se quitó la vida en Leganés tras dejar una nota en la que decía que no quería ir a clase. Por su parte el Observatorio Español contra la LGBTfobia se personará como acusación popular, con el objetivo de "esclarecer" si hay "una posible homofobia" en el caso.

"Una vez se han reabierto las investigaciones, el colegio ha decidido personarse en las actuaciones judiciales. Si finalmente de la instrucción se desprendiera la existencia de responsabilidad de alguna persona que dependa del colegio, se tomarán las medidas oportunas y se ejercitaría la acusación particular", recalca el centro en un comunicado.
El juzgado de Instrucción nº 1 de Leganés ha reabierto la investigación sobre el fallecimiento del niño que el pasado mes de octubre se quitó la vida lanzándose por la ventana y que dejó una carta explicando que no quería ir al colegio.
Los padres de Diego presentaron un recurso de reforma contra el sobreseimiento provisional y archivo de la causa, defendiendo que detrás de la muerte de su hijo podría haber un caso de acoso escolar, y al ser estimado parcialmente, se ha decretado la reapertura de la investigación para practicar las diligencias solicitadas por el Ministerio Fiscal, que también se ha mostrado favorable a la estimación parcial del recurso.
En diciembre pasado, el juzgado de Instrucción nº 1 de Leganés archivó la causa al considerar que no existían indicios suficientes para entender debidamente justificada la perpetración de ningún ilícito penal.
Ahora el juzgado recalca que, "habiéndose puesto de manifiesto, con ocasión del recurso interpuesto, la existencia de un testigo que manifiesta ser conocedor de nuevos hechos que pudieran contribuir al esclarecimiento de la investigación, se considera necesario continuar con la instrucción de la causa para comprobar la veracidad de tales afirmaciones".
Por último, el juzgado ha deducido testimonio íntegro de las presentes actuaciones para su remisión a la Fiscalía de Menores de Madrid a los efectos oportunos. El centro manifestó entonces su "total disponibilidad" a colaborar con la justicia.
El Observatorio contra la LGTBfobia se personará como acusación popular
El Observatorio ha traslado en un comunicado su "consternación" por la supuesta existencia acoso homofobo y ha recogido el testimonio de Valeria, una ex compañera de 12 años de la misma clase de Diego que también sufría acoso y acabó cambiándose de colegio.
Valeria ha traslado que Diego era acosado con insultos como "soso, maricón, empollón de mierda" y ha criticado "el silencio y la pasividad del centro, incluso recibiendo amenazas para no denunciar la situación".
Tras escuchar estas palabras, el director del Observatorio, Paco Ramírez, ha manifestado que, a su juicio, "hay un evidente componente de acoso escolar homófobo que bien no fue detectado por el centro educativo o no fue debidamente tenido en cuenta por la inspección escolar".
"Existe una plausible responsabilidad subsidiaria tanto del tutor de la clase de Diego, del director del centro educativo, así como por parte de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, a quienes tenemos intención de citar en el proceso judicial para establecer su grado de participación o de ocultación de indicios ante la familia que hubieran podido evitar lo sucedido", ha aseverado.
Desde su punto de vista, "algo está fallando en los centros escolares cuando el acoso escolar por motivos de orientación sexual e identidad de género ha provocado varios casos mediáticos en los últimos meses".
Además, ha incidido en que "la LGBTfobia no implica necesariamente que las personas que lo sufren sean LGBT, sino sólo que otras personas lo crean o lo utilicen para insultar, acosar y humillar".