Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tabaquismo de familiares directos provoca el inicio temprano del consumo de tabaco en los jóvenes

El tabaquismo de familiares directos provoca el inicio temprano del consumo de tabaco en los jóvenes, según han explicado los expertos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) en un artículo publicado en la revista 'Prevención del Tabaquismo'. De este modo, las personas que conviven con familiares fumadores "tienen un mayor riesgo de serlo en un futuro", sostienen.
A esta afirmación contribuyen datos como que entre el 70 y el 80 por ciento de los familiares de los estudiantes universitarios españoles también lo son. Además, este hábito "puede crear cierta dependencia en los niños", advierten desde esta sociedad científica.
Sin embargo, este no es el único peligro, ya que la iniciación temprana en el consumo de cigarrillos "ayuda a incrementar el riesgo de consumo de otras drogas como el alcohol", manifiestan los especialistas de SEPAR. Es por ello, que doctores de la sociedad como F. López Martín han alertado de que el hecho de que familiares directos fumen "es doblemente influyente debido a que ejerce un efecto modélico y porque favorece el desarrollo de una mayor tolerancia hacia el tabaco".
Otro de los autores de este artículo es el coordinador del área de Tabaquismo de SEPAR, el doctor Segismundo Solano, que indica que vivir en hogares libres de humo "es un factor protector para evitar el comienzo de este hábito tan nocivo". No obstante, el galeno no achaca únicamente este problema a la inexistencia de este ambiente, ya que considera que los jóvenes "una curiosidad natural hacia lo nuevo o lo prohibido".
Según el informe sobre alcohol y drogas en España del Ministerio de Sanidad realizado en el año 2008, la edad de inicio en el consumo de tabaco se sitúa entre los 15,9 y los 16,6 años. Por ello, SEPAR tilda de "suma importancia" desarrollar acciones para combatir el consumo de tabaco en el entorno familiar.