Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una nueva técnica mínimamente invasiva permite tratar la incontinencia fecal leve

El Hospital de Bellvitge de L'Hospitalet de Llobregat ha sido pionero en España en la utilización de una nueva técnica mínimamente invasiva que permite tratar la incontinencia fecal leve o moderada mediante el uso de pequeñas prótesis, ha informado el centro, que ha indicado que alrededor del 5% de la población general padece de incontinencia fecal leve o moderada.
Una nueva técnica llamada Gatekeeper permite tratar a estos pacientes mediante el uso de pequeñas prótesis que se introducen entre los dos esfínteres anales, para que se expandan y formen un volumen para mantener el ano más cerrado.
"Antes, los pacientes sin una ruptura de esfínter no eran candidatos a la cirugía convencional y solo se les podía ofrecer tratamiento farmacológico y rehabilitación; y ahora, con este nuevo procedimiento, abordamos la enfermedad de manera definitiva", según el doctor Sebastiano Biondo, jefe del Servicio de Cirugía General y Digestiva del Hospital de Bellvitge, donde se utiliza esta técnica desde hace un año y medio.
Las prótesis, que hacen una función similar a las hemorroides sanas, se adaptan al cuerpo de manera natural sin mostrar ningún tipo de rechazo ni complicación.
El Hospital de Bellvitge presentará esta y otras innovadoras técnicas este miércoles 22 de octubre en el marco de la segunda edición del Curso de Actualización y Formación en Cirugía Colorectal Otra técnica innovadora es el TDH, una nueva cirugía mínimamente invasiva para el tratamiento de las hemorroides de grado tres y cuatro.
Esta técnica no elimina las hemorroides, como es habitual en la cirugía convencional, sino que realiza una ligadura de las arterias hemorroidales para recolocarlas en su posición anatómica natural.
"El problema de eliminar las hemorroides es que estas pueden prolapsar y sangrar, por lo que con este abordaje lo que hacemos es disminuir su volumen y llevarlas a su posición natural, evitando así estas complicaciones, la posibilidad de estenosis e incontinencia, todo sin dejar cicatriz y provocando el mínimo dolor en el paciente", según el doctor Biondo.