Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hasta dos terceras partes de los análisis de esperma muestran parámetros alterados

En la actualidad, el 60 por ciento de los espermiogramas que se reciben en el laboratorio tienen criterios alterados y, aproximadamente, un 7 por ciento presentan concentración espermática muy baja (oligozoospermia severa) o falta de células espermáticas (azoospermia), alerta la Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular (SEQC).
"Pero afortunadamente con las técnicas de reproducción humana asistida, hasta en los pacientes con azoospermia u oligozoospermia severa, realizando una biopsia testicular es posible recuperar espermatozoides para microinyectar en los ovocitos extraídos", apunta la presidenta de la Comisión de Andrología y Técnicas de Reproducción Asistida de la SEQC, la doctora García Cobaleda.
Estos datos, que son los que maneja la Organización Mundial de la Salud (OMS), son tenidos en cuenta a la hora del diagnóstico, pronóstico y tratamiento de la infertilidad. Ya que el análisis de semen es la prueba complementaria que más información aporta en el diagnóstico y pronóstico andrológico, dado que la disfunción espermática es la causa aislada de infertilidad más frecuente.
El espermiograma, prueba que se realiza para conocer la funcionalidad del esperma, ofrece una descripción detallada de fracción celular del eyaculado, hay muchos otros componentes que no incluye. Tal es así, que no sólo facilita información acerca del status fértil del hombre, sino que también es útil para decidir qué técnica de reproducción asistida es la más adecuada para el tratamiento de la pareja.
Asimismo, "además de su indudable utilidad como herramienta diagnóstica y pronostica de la fertilidad, en algunos casos, determinados resultados extremos pueden ser indicativos de la presencia de otras patologías como fibrosis quística, alteraciones cromosómicas, etc".
La SEQC destaca que existe una necesidad clínica de estandarización en el análisis de semen, que entraña dificultad por varias razones como una alta variabilidad interobservador. "Es por ello que el análisis de semen debe hacerse atendiendo a principios de seguridad y calidad tal y como se trabaja con los parámetros automáticos del resto del Laboratorio clínico. Creemos que al igual que se exigen titulaciones de especialista para hacer un análisis de componentes de la sangre, también deberían ser necesarias para hacer análisis de semen", señala esta experta.
Precisamente, la Comisión de Andrología y Técnicas de Reproducción Asistida de la SEQC promueve, entre otros fines, prácticas estandarizadas con objeto de obtener resultados de alta calidad. Actualmente, la reproducción humana está incluida en la docencia de los especialistas internos residentes de laboratorio, "pero en un futuro, debería formar parte de las superespecialidades que se adquieran con el sistema de troncalidad de la especialidad de Laboratorio clínico. La titulación supone en cierto modo un garante de calidad", puntualiza.
Para esta experta, el laboratorio clínico tiene en el laboratorio de andrología un campo fértil donde investigar, desarrollar técnicas innovadoras y participar directamente en terapias de reproducción.