Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un testigo afirma que Bayard ya sufrió un brote psicótico la mañana del día que murió

Un trabajador del Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona ha declarado este lunes ante el juez que el actor Alfons Bayard ya sufrió un brote psicótico la mañana del 2 de abril, el día que falleció tras ser reducido por los Mossos d'Esquadra en un bar de la plaza de Molina de Barcelona.
La titular del juzgado de instrucción número 10 de Barcelona ha tomado declaración a la directora y a uno de los trabajadores del centro, donde Bayard colaboraba como voluntario.
Según Carles Gomà, trabajador del centro, Bayard acudió la mañana del 2 de abril a realizar su tarea de voluntario, que llevó a cabo "con normalidad" sacando perros a pasear y ayudando a los veterinarios.
"Se fue a las 12.30 horas y a las 13.30 horas volvió, con una actitud pacífica y tranquila, pero explicando cosas incoherentes; era evidente que no estaba bien, nunca se había mostrado así, por lo que llamamos al teléfono de emergencias 112", ha relatado Gomà.
Al centro acudieron una ambulancia del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y una dotación de la Guardia Urbana de Barcelona.
"La gente del SEM preguntó a Alfons si quería ser atendido y él dijo que no y firmó un papel; posteriormente dijo a la Guardia Urbana que estaba en tratamiento psicológico, que le habían bajado la medicación y dio el nombre de su doctora y del hospital donde lo trataban", ha explicado Gomà.
Según ha relatado este testigo, Bayard dejó su motocicleta en el centro y se fue con la Guardia Urbana.
Durante este lunes también han declarado como testigos los tres técnicos de la ambulancia del SEM que atendieron a Alfonso Bayard en la plaza de Molina la tarde del 2 de abril tras ser reducido por los Mossos d'Esquadra.
Según el abogado de la familia de Bayard, Francesc Bonatti, los responsables de la ambulancia han dicho que cuando llegaron al lugar de los hechos la víctima estaba en parada cardiorespiratoria y que no pudieron reanimarlo.
Bonatti ha dicho que, tras las declaraciones que ya se han realizado durante el proceso de instrucción, "es evidente que hubo una cadena de errores y de negligencias que llevó a Alfons a una situación que se podría haber evitado perfectamente".
El letrado considera que "no se entiende que por la mañana, a pesar del brote psicótico, se le restituyera a su casa y que por la tarde no resultara tan evidente que estaba sufriendo un brote psicótico como todos los testigos dicen".
La acusación pedirá a la juez que incorpore al caso los protocolos de actuación de los Mossos d'Esquadra para el tratamiento en la vía pública en los supuestos de enfermos mentales y que cite a declarar como testigos a los técnicos del SEM y a los agentes de la Guardia Urbana que atendieron a Bayard el 2 de abril por la mañana.