Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los regantes, "totalmente en contra" de las críticas de Europa a la planificación hidrológica de España

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) ha expresado su rechazo a la propuesta de informe de la Comisión de Peticiones de la Unión Europea que prevé reclamar a España que cambie "completamente" su gestión del agua y priorice los criterios ambientales frente a los socioeconómicos.
Para el presidente de los regantes, Andrés del Campo, ha calificado el informe de la comisión de "sesgado" y de estar realizado "a raíz de una denuncia de los ecologistas", al tiempo que considera que el verdadero problema y "el más grave" de este recurso en España es "la contaminación política del agua".
En concreto, ha lamentado que dos comunidades autónomas, Cataluña y Navarra hayan recurrido el plan hidrológico del Ebro en contra de las siete comunidades autónomas restantes por las que pasa y "la misma polémica" en el Tajo contra el trasvase del Tajo-Segura.
"Se pretende usar el agua para buscar votos con un interés localista y priman los intereses locales frente al interés general. Nos parece muy mal que se pida modificar los planes hidrológicos, que condicionan los de desarrollo rural", ha manifestado en declaraciones a Europa Press.
Además, ha recordado que los planes hidrológicos españoles fueron aprobados con más de un 80 por ciento de apoyo. En este contexto, ha dicho que recientemente se entrevistó en Bruselas con la citada comisión que "llegó a decir que los embalses no tenían agua".
A este respecto, ha advertido de que sin las obras de regulación no podrían vivir más de 4 millones de personas en España en verano y que con la infraestructura hidráulica viven hasta 70 millones en los meses estivales (incluyendo a los turistas).
Finalmente, ha dicho estar "tranquilo" porque la legislación apoya la planificación hidrológica pero ha reiterado que desde Fenacore están "completamente en contra" de las conclusiones de la propuesta de informe que se votará a mediados de julio. "Nos sentimos perjudicados. El problema del agua es la contaminación política a la que se ve sometida", ha concluido.