Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio muestra que las tiendas tradicionales y mercados municipales fomentan que las ciudades sean más saludables

Investigadores del proyecto 'Heart Healthy Hoods' (Universidad de Alcalá) y del Center for a Livable Future (Universidad Johns Hopkins) ha mostrado, tras analizar los 'barrios medios' de Madrid y Baltimore (Estados Unidos), que las tiendas tradicionales y mercados municipales fomentan que las ciudades sean más saludables y, por ende, hacen que la población tenga menos sobrepeso.
Y es que, mientras que en Madrid la prevalencia de obesidad ronda el 14,3 por ciento, en Baltimore este porcentaje alcanza un 34 por ciento según datos del Departamento de Salud de la ciudad de Baltimore y de Atención Primaria de Madrid.
Las principales diferencias entre ambas ciudades respecto a la alimentación está en el tipo de comercios de alimentación encontrados. De hecho, en el área de Madrid destaca la presencia de comercios tradicionales (fruterías, pescaderías, donde predominan los alimentos frescos y saludables), un tipo de tienda inexistente en Baltimore, donde abundan las tiendas de conveniencia (tiendas con horarios de apertura muy extensos y gran cantidad de comida preparada).
EN MADRID LAS TIENDAS SON MÁS ACCESIBLES
Por ello, los resultados de este estudio, publicado en 'Preventive Medicine', han destacado la importancia de las tiendas tradicionales y de los mercados municipales como elementos saludables en las ciudades, así como posible estrategia preventiva del sobrepeso, la obesidad, y otras enfermedades relacionadas con una alimentación poco saludable.
Los resultados también muestran las diferencias en cuando la accesibilidad en ambas ciudades. Concretamente, en Madrid, un 77 por ciento de los residentes vivían a una distancia menor de 200 metros de una tienda con una alta disponibilidad de alimentos saludables y el 23 por ciento restante entre 200 y 400 metros de un comercio de esta categoría.
Sin embargo, en Baltimore, solamente un uno por ciento de los residentes tenían acceso a menos de 200 metros a una tienda con un alto índice de alimentos saludables, un 13 por ciento de los residentes vivían a una distancia de entre 200 y 400 metros, y la mayoría de los residentes (82%) se encontraba, al menos, a una distancia de 800 metros.