Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La trombosis es la segunda causa de muerte en pacientes con cáncer

La trombosis es segunda causa de muerte en pacientes con cáncer, según ha informado el doctor del servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, Pedro Pérez Segura, con motivo del Día Mundial de la Trombosis.
En Europa, medio millón de personas mueren al año por esta patología, que supera en 3 veces las muertes provocadas por sida, cáncer de mama y próstata y accidentes de tráfico juntos. Además, uno de cada diez pacientes con cáncer tiene posibilidades de desarrollar trombosis a lo largo de su enfermedad
"La enfermedad tromboembólica venosa es un trastorno en el que se forma un trombo o coágulo en el interior de las venas que provoca el bloqueo del flujo sanguíneo, lo que da lugar a diferentes síntomas", ha recalcado Pérez Segura.
Asimismo, una revisión de estudios publicada en septiembre en la revista 'International Journal in Haemostasis and Thrombosis' ha demostrado que los pacientes con cáncer tienen entre dos y 20 veces más riesgo de desarrollar la enfermedad tromboembólica venosa que los no oncológicos, siendo la causa principal de mortalidad.
Además, suelen ser más propensos a sufrir la enfermedad durante los tres y seis meses siguientes al diagnóstico del tumor y el riesgo es mayor en pacientes con metástasis a distancia y con ciertos tipos de cáncer como el de páncreas o pulmón.
TRATAMIENTO CON QUIMIOTERAPIA
En concreto, los pacientes enfermos de cáncer con mayor riesgo de sufrir un proceso trombótico son los que se someten a un tratamiento con quimioterapia, a cirugías y los que padecen tumores en estados muy avanzados o con metástasis.
Por otro lado, también influye la localización del mismo. "Es más común en quienes sufren tumores hematológicos, cáncer de pulmón, estómago, páncreas, ovario, mama y los que afectan al colon y al sistema nervioso central. A esto hay que añadir la edad y la inmovilidad, además de aquellos riesgos generales asociados a esta patología como la obesidad o sobrepeso", ha destacado Pérez Segura.
Dicho esto, el experto ha señalado que la relación entre cáncer y trombosis es bidireccional ya que, no sólo es que las personas enfermas de cáncer tengan mayor riesgo de sufrir un evento trombótico, sino que algunos episodios de estos, al menos el 10 por ciento, pueden deberse a un tumor oculto.
"El tratamiento más eficaz tanto para tratar la trombosis en pacientes con cáncer como para prevenir la trombosis en los individuos en riesgo de sufrir un episodio trombótico, son las heparinas de bajo peso molecular", afirma el hematólogo del Hospital Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, José Mateo Arranz, para señalar que su uso preventivo no está del todo establecido todavía para pacientes ambulatorios, pero si para los hospitalizados.
Finalmente, Mateo Arranz ha informado de que otra de sus ventajas es que, al ser "subcutánea", permite controlar mejor sus efectos sobre la coagulación de la sangre, a diferencia de otros tratamientos orales que se ven afectados por los vómitos, alteraciones en la dieta e interacciones producidas por la quimioterapia.