Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Mi único perdón será la cárcel"

Miwa Buene Monake llegó a la Audiencia Provincial de Madrid donde se celebra el juicio y ha deseado que se "haga justicia" contra la persona que le dejó para el resto de su vida postrado en una silla de ruedas. Ha manifestado estar muy animado en esta primera sesión del juicio y resaltó sentirse muy arropado por su familia.
En su escrito provisional de calificaciones, el Ministerio Fiscal ha pedido 12 años de cárcel para el procesado, Roberto Alonso de la Varga, acusado de un delito de lesiones con el agravante de motivación racista, y una indemnización de cerca de 377.000 euros.
Por un cigarrillo
Los hechos sucedieron el 10 de febrero de 2007, cuando el acusado pidió tabaco a Miwa Buene Monake y, al responder éste que no tenía, reaccionó de forma violeta insultando a la víctima, llamándolo "mono" y que "el único sitio donde podía estar era en el parque zoológico con sus compañeros". A continuación, según relata el fiscal, le propinó "de forma sorpresiva un fuerte puñetazo en la nuca" y se alejó del lugar afirmando: "nos están invadiendo, arriba España".
A consecuencia de la agresión, Buene Monake se desplomó en el suelo, sufriendo una "tetraplejia inmediata con gran invalidez". Desde octubre de 2007 se encuentra en el Centro de Lesionados Medulares de Vallecas (Madrid).
Niega la autoría de los hechos
Alonso de Varga fue detenido el día de la agresión pero permaneció en libertad hasta nueve meses después, cuando el juez accedió a la petición de los abogados de la víctima y del Movimiento contra la Intolerancia (MCI), que se presenta como acusación popular.
El presunto agresor ha negado ante el juez haber sido el autor del puñetazo que le dejó tetrapléjico Monake. "No soy como me pintan, ni agresivo ni de esa clase de persona. Si lo hubiera hecho me hubiera quedado porque no huyo. Si hago algo, lo tengo que pagar", ha aseverado ante el juez. Alonso de Varga tiene "amigos de color" y no discrimina "a nadie por la raza ni el color". "No discutí con una persona de raza negra ni pegué a nadie", ha manifestado.
MCI solicita también 12 años de cárcel para el acusado, argumentando en su escrito que la agresión vino motivada por "el color de la piel de la víctima" y por ser extranjero. La acusación popular suma al delito de lesiones la agravante racial, así como la alevosía y el abuso de superioridad.
Miwa Buene Monake tiene 45 años de edad y es padre de dos hijos, que llegaron a España procedentes de la República del Congo después de que su padre sufriera la agresión. Fuentes de la Fiscalía han señalado que este juicio se prevé "complicado" por la cantidad de informes médicos que se han solicitado. EBP