Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las unidades móviles de ictus son el primer reto tecnológico de la sanidad en 2016, según un estudio

El último informe publicado por el Instituto ECRI de Estados Unidos ha hecho público el último informe 'Top 10 Hospital C-Suite Watch List 2016' en el que se enumeran las 10 tecnologías sanitarias que revolucionarán el mundo de la medicina este año. Así, las unidades móviles de ictus, la ciberseguridad y los sensores de los wearables ocupan los tres primeros puestos del ranking.
El documento, del que se hace eco la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC), tiene como objetivo servir de guía a la industria en la toma de decisiones y en la compra de nuevos dispositivos tecnológicos. Para ello, recuerdan desde la este organismo, "los autores remarcan la importancia de analizar su rentabilidad, desde una perspectiva más amplia que el simple ahorro económico, y de acompañar esta tecnología con una correcta infraestructura y suficientes recursos humanos".
Las unidades móviles de ictus ha sido probadas con éxito en Houston y Cleveland (Estados Unidos), y se prevé su extensión a otras ciudades y países en un corto espacio de tiempo. Estas unidades están dotadas de la última tecnología (algunas cuentan con las Google Glass y otras novedades que mejoran la asistencia a pacientes) y de profesionales especializados en esta enfermedad y realizan funciones de diagnóstico y tratamiento precoz en el ictus, posibilitando en muchos casos la administración tPA.
En segundo lugar, se encuentra la ciberseguridad, que se ha convertido en una prioridad para la industria tras la alerta emitida en 2015 por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) como consecuencia del 'hackeo' de una bomba de infusión, y la creciente preocupación por la posibilidad de que dispositivos médicos sean 'pirateados' y sus datos hechos públicos.
Según ECRI, el riesgo de 'hackeo' obliga al sector a desarrollar políticas y procedimientos para garantizar la seguridad y la inviolabilidad de los datos. Según el presidente de la SEEIC, Jesús Lucinio Manzanares Pedroche, el Instituto ECRI califica este problema como prioritario y defiende la necesidad de tecnología útil para la gestión de alertas, de ahí su aparición en el último 'Top 10 Health Technology Hazard'".
Por otro lado, el informe hace hincapié en la rápida adaptación de la tecnología wearables a la vida diaria de los usuarios y defienden las enormes posibilidades que ofrecen para los pacientes que sufren Alzheimer, diabetes, epilepsia, enfermedades del corazón y úlceras de presión.
DESINFECTANTES DE LUZ ULTRA-VIOLETA
La SEEIC destaca este año los desinfectantes de luz ultra-violeta con LED, que se han colado en el quinto lugar, y la maquinaria de cirugía robótica, que lo ha hecho en el séptimo. "Las infecciones adquiridas en los hospitales siguen produciendo, anualmente, miles de muertes en nuestro país. Por lo tanto, todos los avances que se produzcan para combatirlas contribuirán a mejorar la salud de los pacientes, así como a reducir los costes generados por estas complicaciones", señala Manzanares.
La lista de Top 10 la completan los nuevos marcapasos (un 10% más pequeños que los convencionales, libres de plomo y más seguros ante posibles 'pirateos' informáticos), los medicamentos cardiovasculares de última generación, la nueva maquinaria de tomografía computorizada, los hidrogeles bioabsorbibles, que neutralizan la toxicidad de algunos tratamientos como la quimioterapia, y los sistemas de perfusión para mejorar la recepción de los órganos de donantes.