Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vacuna contra el sida, "un soplo de esperanza" para la comunidad científica

"Es un soplo de esperanza, es un avance muy importante porque, por primera vez, muestra resultados favorables en campo", asegura Luís Menéndez, investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid. 
"Es un primer paso porque otras investigaciones no han obtenido unos resultados tan esperanzadores en primer instancia como en esta", insiste Menéndez.
Pese a ello, el científico insiste en destacar que "todavía es un ensayo y no se sabe cómo va a funcionar". "Ahora hay que estudiar la evolución y la respuesta de los pacientes y, a partir de ahí, mejorar la vacuna", ha comentado.
En ese sentido, el investigador, ha subrayado además que el virus del VIH "tiene mucha diversidad" y, por lo tanto, "muchos subtipos". "En Tailandia, donde se ha llevado a cabo el ensayo, existe un subtipo distinto al que se da en otras partes del mundo", por ello, ha insistido en que "hay que mejorar muchas cosas" para lograr una vacuna eficaz para todo el planeta.
En ese mismo sentido se ha expresado Mariano Esteban, investigador del Centro Nacional de Biotecnología (CSIC). Según ha apuntado, la nueva vacuna demuestra una eficacia parcial, con un porcentaje pequeño pero significativo" de resistencia al virus. Así, "se han abierto las puertas para desarrollar nuevos prototipos que cumplan las expectativas de una mayor eficacia contra el sida".
"El proceso es largo y difícil, pero este ensayo demuestra que una vacuna contra el sida es posible", en palabras de Esteban.
Por su parte, el grupo farmacéutico francés Sanofi Aventis ha considerado que el ensayo clínico de la vacuna permite esperar que ésta "se pueda convertir un día en una realidad". "Queda trabajo por hacer para poner a punto y probar una vacuna que pueda ser homologada y utilizada a escala mundial", ha explicado el responsable de investigación de la división de vacunas, Michel DeWilde.
La OMS y Naciones Unidas, optimistas
La esperanza sobre la vacuna contra el virus del VIH también ha venido desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa de la ONU contra el sida (ONUSIDA).
En un comunicado conjunto, ambas instituciones han reaccionado con "optimismo", pese a que han apuntado que "hasta que no esté disponible una vacuna altamente efectiva" hacen "hincapié en la importancia de métodos efectivos de prevención del sida".
Así, tanto la OMS como ONUSIDA han precisado que el nivel de protección del 31,2% alcanzado en el ensayo de Tailandia es "modesto", aunque han destacado que "alimenta la esperanza de que una vacuna efectiva contra el sida podría estar disponible para las poblaciones que más lo necesitan".