Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vacunación con 'Gardasil 9' (SPMSD) reducirá más de un 80% los casos de cáncer de cérvix

La implantación de programas de vacunación frente al virus del papiloma humano con la nueva vacuna nonavalente 'Gardasil 9' (Sanofi Pasteur MSD), recientemente aprobada en Europa, puede reducir más de un 80 por ciento a largo plazo los casos de cáncer de cérvix o cuello de útero, según los datos de un estudio presentado durante el Congreso de la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas Pediátricas (ESPID, en sus siglas en inglés).
Dicho trabajo se basó en una estimación del impacto en salud pública en España del programa de vacunación con la vacuna en niñas de 12 años y se vio que con una cobertura similar a la actual, que ronda el 75 por ciento, se reducirían los casos de cáncer en un 82 por ciento. Y si la cobertura fuera del 90 por ciento, la reducción será de hasta un 87 por ciento.
En el trabajo se adaptó parcialmente el modelo utilizado en Estados Unidos para la evaluación del impacto de un programa de vacunación con la vacuna nonavalente a la situación epidemiológica española.
Además del impacto sobre el cáncer cervical, también se prevé un importante impacto sobre las lesiones precancerosas. Así, con una cobertura vacunal del 75 por ciento en niñas de 12 años, en 100 años se estima que con la vacuna nonavalente puedan reducirse en un 78 por ciento este tipo de lesiones, y hasta un 98 por ciento si se aumentara un 90 por ciento.
En números absolutos, con la vacuna nonavalente se prevendrían adicionalmente 1.321.928 casos de lesiones precancerosas, 16.941 cánceres cervicales y 5.378 muertes.
NUEVOS GENOTIPOS, MÁS PROTECCIÓN
El jefe del Área de Investigación en Vacunas de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio), Javier Díez Domingo, ha explicado que la adición de 5 nuevos genotipos a la vacuna tetravalente hace que el potencial de protección aumente.
Sobre todo cuando en Europa el 70 por ciento los cánceres de cuello de útero está asociado a los genotipos 16 y 18, incluidos ya en la vacuna tetravalente, pero los 5 genotipos añadidos se relacionan con un 20 por ciento de estos tumores.
Y en lo que respecta a las lesiones precancerosas, los cuatro tipos incluidos en la vacuna tetravalente son responsables del 45,5 por ciento, mientras que los nueve tipos incluidos en la nueva vacuna son responsables del 82,3 por ciento de dichas lesiones.
Asimismo, Díez Domingo también ha reconocido que "existen aspectos muy importantes por los que se aconseja vacunar al varón", para la protección individual del vacunado y la protección comunitaria, ya que se ha demostrado que las personas vacunadas cortan la transmisión del virus, por lo que "si el varón se vacuna, toda la población quedará protegida de la infección, incluso las personas no vacunadas".