Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los vecinos de San Rafael exigen una variante para la N-VI que atraviesa su pueblo

No es fácil vivir entre dos carreteras nacionales en la localidad segoviana de San Rafael. El pueblo está atravesado por la N-VI y la N-603 y los camiones pasan continúamente. Los fines de semana los semáforos no funcionan para evitar retenciones. Los vecinos afirman que los peatones se juegan el tipo cada vez que tienen que cruzar. "Hay que tirarse a la piscina" a la hora de atravesar las carreteras por los pasos de peatones. Tras el último atropello de un niño de nueve años, los vecinos han vuelto a movilizarse exigiendo una variante que acabe con la travesía de la N-VI. Una vez a la semana cruzan en masa los pasos de cebra para mostrar su descontento. No quieren vivir entre carreteras