Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El verano ya llegó

En contraste con los últimos días de primavera, lluviosos y frescos para gran parte del país, el verano empieza con cielos poco nubosos y despejados y con temperaturas en ascenso.
Así, este lunes los cielos premanecen poco nubosos o despejados en la Península y Baleares, con algunos intervalos nubosos en el archipiélago balear y el litoral de la zona de Alborán. En Canarias hay un día nublado en el norte de las islas occidentales.
En cuanto a las temperaturas, pocos cambios y un ligero ascenso en Baleares y Canarias, y un ligero a moderado ascenso de las máximas en Galicia, Cantábrico, Castilla y León y Alto Ebro. Las mínimas, sin embargo, experimentan un ligero a moderado descenso en Castilla y León, valle del Ebro y Cataluña.
El retorno a las temperaturas veraniegas será progresivo y continuado hasta mediados de semana, para cuando Meteorología anuncia ya valores "muy normales de la estación", con máximas que rondarán los 33-35 grados en la mitad sur; los 30-31 en el centro; los 25-27 en el norte y los 22-23 en la costa norte.
Para julio y septiembre, los meteorólogos prevén una ligera caída de las lluvias por debajo de lo normal en todo el país.
En verano comienza el día en que la estrella solar alcanza su máxima declinación Norte y permanece casi sin moverse durante varios días. A esta circunstancia se le llama solsticio ("sol quieto") de verano.
El día del solsticio de verano corresponde al de mayor duración del año, ya que alrededor de esta fecha se encuentran el día en que el Sol sale más pronto y aquel en que se pone más tarde. El inicio de la época estival puede darse, a lo sumo, en tres fechas distintas del calendario vigente (del 20 al 22 de junio).    LA  / EPF