Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ADN antiguo revela ascendencia europea en un fenicio de Cartago, probablemente de la Península Ibérica

Un equipo de investigación co-dirigido por un científico de la Universidad de Otago de Nueva Zelanda ha secuenciado el primer genoma mitocondrial completo de un fenicio de 2.500 años de edad, conocido como el "hombre joven de Byrsa" o "Ariche". Es el primer ADN antiguo que se obtiene a partir de restos fenicios y el análisis del equipo muestra que el hombre pertenecía a un haplogrupo europeo raro --un grupo genético con un ancestro común-- que probablemente vincula su ascendencia materna a algún lugar de la costa norte del Mediterráneo, muy probablemente en la Península Ibérica.
La profesora Lisa Matisoo-Smith, del Departamento de Anatomía de la Universidad de Otago y colíder de este trabajo, dice que los resultados, que se detallan en un artículo publicado en 'Plos One', proporcionan la evidencia más temprana del haplogrupo mitocondrial europeo U5b2cl en el norte de África y fecha su llegada en al menos el sexto siglo antes de Cristo.
"U5b2cl se considera que es uno de los más antiguos haplogrupos en Europa y se asocia con poblaciones de cazadores-recolectores allí. Es muy raro en las poblaciones modernas de hoy, hallado en Europa a niveles de menos del 1 por ciento. Curiosamente, nuestro análisis mostró que la composición genética mitocondrial de Ariche está más cerca de la secuencia de un individuo moderno de Portugal", dice Matisoo-Smith.
Aunque se cree que los fenicios se originaron desde el área que ahora es el Líbano, su influencia se expandió a través del Mediterráneo y al oeste de la Península Ibérica, donde establecieron asentamientos y puestos comerciales. La ciudad de Cartago, en Túnez, África del Norte, se estableció como un puerto fenicio por los colonos de Líbano y se convirtió en el centro de comercio fenicio tardío (Púnico).
Los investigadores analizaron el ADN mitocondrial de 47 libaneses modernos y encontraron que ninguno era del linaje U5b2cl. Investigaciones anteriores han hallaron que U5b2cl estaba presente en dos antiguos cazadores-recolectores recuperados de un sitio arqueológico en el noroeste de España, señala esta experta.
"Mientras una ola de pueblos agrícolas del Cercano Oriente sustituyó a estos cazadores-recolectores, algunos de sus linajes pueden haber persistido más tiempo en el extremo sur de la Península Ibérica y en las islas fuera de la costa y luego fueron llevados al crisol de Cartago en África del Norte a través de las redes de comercio fenicio y púnico".
La profesora Matisoo-Smith dice que la cultura fenicia y el comercio tuvieron un impacto significativo en la civilización occidental. Por ejemplo, introdujeron el primer sistema de escritura alfabética. "Sin embargo, aún sabemos poco sobre los propios fenicios, a excepción de las cuentas sesgadas por sus rivales romanos y griegos. Esperemos que nuestros hallazgos y más investigación aporte más luz sobre los orígenes y el impacto de los pueblos fenicios y su cultura" concluye.