Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aludes causan los estallidos de polvo en los cometas

Los estallidos en los cometas son probablemente causados por deslizamientos de tierra en lugar de por erupciones causadas por la presión interior de estos cuerpos de hielo. Las explosiones de polvo cometario --tales como las observadas en el cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko por la nave espacial Rosetta de la ESA-- producen penachos que se parecen a los generados por las erupciones de géiseres en la Tierra. Pero esta semejanza es engañosa, según los autores de un nuevo estudio.
"No hay ninguna fuente de calor interna en los cometas para alimentar erupciones de tipo géiser", declaró el autor principal del estudio Jordan Steckloff, científico investigador asociado en el Instituto de Ciencia Planetaria en Tucson, Arizona, dijo en un comunicado. "En lugar de ello, estos penachos son el resultado natural de aludes", dijo.
Steckloff y el co-autor Jay Melosh, astrónomo de la Universidad de Purdue en Indiana, realizaron simulaciones por ordenador de avalanchas de material polvoriento en una zona activa con estallidos en un cometa. Sus resultados sugieren un mecanismo para los estallidos transitorios de polvo: una ligera brisa producida por la sublimación del hielo de agua en vapor en la base de fuertes pendientes en los cometas. El material polvoriento que se desliza sobre estas pendientes es probable que se deje llevar por estas brisas, formando un penacho.
Sus resultados coinciden muy bien con los datos de Rosetta durante su tiempo en órbita del cometa 67P, según los investigadores. Por ejemplo, las observaciones de la nave espacial indican que las regiones de estallidos en 67P tienen pendientes pronunciadas, y que los estallidos no están asociados con un aumento en la producción de gas, como sería de esperar si géiseres interiores fueran la causa.
"En última instancia, la comprensión de este nuevo mecanismo puede permitir que los procesos de la superficie de los cometas distantes sean estudiados desde la Tierra a través de las observaciones de sus estallidos", dijo Steckloff, que presentó los resultados en la 48 anual conjunta reuniones de la División de la Sociedad Astronómica Americana (AAS) de Ciencias planetarias y el 11 Congreso anual Europeo de Ciencia Planetaria en Pasadena, California.