Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) El Gobierno aprueba el plan para el cambio a la tecnología móvil 4G y el impulso a la TDT

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un acuerdo por el que se impulsa la Televisión Digital Terrestre (TDT) y se implanta el plan para el cambio la tecnología móvil 4G, que tendrá lugar el próximo enero de 2014.
En rueda de prensa tras la reunión del consejo, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado que este acuerdo será un "dinamizador de la economía", al tiempo que permitirá que las tecnologías 4G "tengan un espacio de desarrollo".
De este modo, entre las medidas del citado plan, figura el hecho de fijar como objetivo para la fecha referencial de liberación del dividendo digital el mes de enero de 2014, facilitando el despliegue de nuevas redes de telefonía móvil de 4G a partir de dicha fecha.
Además, se reducen las frecuencias asignadas para prestar el servicio de televisión, garantizando un uso más eficiente del espectro, aunque, gracias a los avances tecnológicos, se garantiza la emisión del mismo número de canales nacionales de televisión que los actuales.
También se impulsa la oferta de emisiones de televisión de alta definición (TDT) de alta calidad y otras innovaciones tecnológicas en el ámbito de la televisión digital y se fija un calendario para llevar a cabo las actuaciones necesarias derivadas del plan.
En la confección del plan se han tenido en cuenta aspectos como minimizar el impacto y las molestias a los ciudadanos; limitar el coste global para los ciudadanos y operadores de televisión; adelantar la implantación de la telefonía móvil de 4G en un año, favoreciendo la inversión y la innovación, así como la generación de empleo asociada a esta tecnología; fomentar la televisión de alta definición, y promocionar la innovación y el desarrollo de la industria de fabricación de equipos y tecnologías asociadas a la TDT.
Así, entre las ventajas, se destaca la reducción del coste respecto al plan anterior; el descenso de población afectada que tendrá que reorientar sus antenas (1.200.000 edificios frente a 1.500.000 del plan anterior); y que la oferta básica de TDT se concentrará en frecuencias actualmente antenizadas, minimizando los cambios de orientación de antenas que habrán de realizar los ciudadanos afectados.
El Plan tendrá un impacto favorable del dividendo sobre la economía española, de más de 12.000 millones de euros en los próximos años, lo que equivale a alrededor del 1% del PIB. En el ámbito europeo, el impacto se ha estimado en 150.000 millones de euros. Además, se adelanta en un año el despliegue de redes de telefonía móvil de 4G a enero de 2014, frente a enero de 2015 del plan anterior y se reduce en parte la complejidad técnica que implicaba el Plan anterior, con lo que se disminuyen los riesgos derivados de las actuaciones.
TELEVISIONES
Por otro lado, desde el punto de vista de la televisión pública estatal y de las televisiones autonómicas, el Plan representa el marco general para que afronten el proceso de liberación del conocido como dividendo digital.
En el caso de las televisiones autonómicas, el marco "es lo suficientemente flexible" como para permitir acomodar las diferentes realidades de desarrollo de este servicio existente en las diferentes comunidades autónomas y facilitar la evolución hacia las emisiones de alta definición, en el contexto general de un aprovechamiento más eficiente del espectro.
El Plan de impulso de la TDT cuenta con el respaldo de las televisiones privadas asociadas en UTECA, que han culminado un acuerdo para el impulso de la televisión digital terrestre en el que se incluye una apuesta decidida por la televisión de alta definición de elevada calidad y por la introducción de servicios innovadores en la TDT. Igualmente, se han establecido las bases para que la televisión privada afronte en las mejores condiciones el proceso de liberación del dividendo digital.