Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp) Orange pide a la CNC la suspensión cautelar del acuerdo entre Telefónica y Yoigo

Reclama también cautelares ante la CMT y denuncia el acuerdo ante el Ministerio de Industria
Orange ha denunciado el acuerdo entre Telefónica y Yoigo ante la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) y pidió la suspensión cautelar de su contenido, al considerar que vulnera principios básicos de la competencia, indicaron fuentes de la compañía.
Además de esta medida, Orange también ha denunciado el acuerdo ante la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) y se ha dirigido en cuatro ocasiones a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, la última vez la semana pasada, para pedirle que intervenga.
Orange considera que el acuerdo reduce la competencia y las inversiones futuras, al convertir a Yoigo en "un ayudante de Telefónica". "Elimina virtualmente a Yoigo del mercado y lo convierte en un canal de distribución de productos de fijo de Telefónica, al tiempo que ayuda a Telefónica a conseguir sinergias en red, moviendo emplazamientos y pudiendo venderlos a terceros", señala la empresa.
La compañía espera que las cautelares, cuyo plazo de resolución si no hay requerimientos es de entre dos o tres meses, se resuelvan lo antes posible y no se posterguen como consecuencia de la entrada en funcionamiento de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC).
Sobre la CNMC, Orange considera que el nuevo organismo debe estudiar por separado las denuncias ante la CMT y CNC, esto es, abordarlas en sus salas de regulación y competencia, y no como un expediente único. Si el macrorregulador no cumple su función, la compañía acudirá a los tribunales europeos.
La premura que reclama Orange se debe a que Telefónica ya ofrece desde el pasado viernes, gracias a su acuerdo con Yoigo, servicios de 4G, al tiempo que Yoigo lanzará previsiblemente a comienzos de octubre su nueva oferta, que llevará el nombre de Yoigo-Fusión, lo que da cuenta del nivel de coordinación entre esta empresa y el operador hegemónico.
COORDINACIÓN DE PRECIOS.
Esta sintonía entre las empresas puede ser tal que, asegura Orange, "va a haber una coordinación de precios" o al menos "una capacidad restringida por parte de Yoigo para poner los precios". Yoigo se dedicará a "vender productos de Telefónica", al tiempo que amplía hasta seis años y en contra del espíritu de la norma sus acuerdos de itinerancia nacional con el operador hegemónico, señala Orange.
A juicio de la empresa dirigida por Jean Marc Vignolles, Telefónica "instrumentaliza" a través de su acuerdo a Yoigo "para perjudicar a otros actores como Orange". La primera tendrá más capacidad para ampliar su red de fibra óptica, lo que disminuye el interés de Orange por desplegar sus propias redes. "Cuando lleguemos a un sitio, estará el mercado más arrasado", se lamentan sus directivos.
"Telefónica está usando a competidores del mercado para perjudicar a otros" y favorece a unas empresas para "dañar a los competidores estructurales". De esta forma, "se elimina" el terreno que Orange y Vodafone le habían ganado al primer operador, que ahora podrá disfrutar de las frecuencias de 4G en frecuencias de 1.800 Mhz de Yoigo.
DENUNCIA ANTE LA CMT.
En la denuncia ante la CMT, Orange pide la paralización temporal de las ofertas entre Yoigo y Telefónica hasta que no se asegure que los demás operadores pueden replicar a la oferta en condiciones similares. También pide que las condiciones que Telefónica da en sus ofertas de ADSL no sean discriminatorias.
En cuanto a los escritos remitidos al Ministerio de Industria, pide que se investigue el acuerdo y denuncia que Telefónica podría estar accediendo al espectro de Yoigo sin que esta empresa intervenga, hasta el punto de que la primera calcula y factura el número de megas cursados en la red sin que el segundo lo sepa con precisión, aseguran los directivos de Orange.