Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Astrónomos españoles detectan gas precioso helio 3 en abundancia

Astrónomos españoles de la Red de Espacio Profundo de la NASA y el Centro de Astrobiología han participado en la detección de un elemento precioso --el gas helio 3-- a 4.000 años luz de la Tierra.
El descubrimiento, realizado con la gran antena de 70 metros del complejo de la Red de Espacio Profundo de la NASA en Fresnedillas (Madrid), podría ayudar a los científicos a comprender más sobre la historia de este importante elemento.
Helio-3 es un gas que tiene el potencial de ser utilizado como combustible en las plantas de energía nuclear de fusión en el futuro, y es crucial para el uso en técnicas de criogenia y de imagen médica.
Hay muy poco que esté disponible en la Tierra, por lo que la mayor parte se fabrica en laboratorios nucleares a un gran costo. Se cree que hay importantes suministros en la Luna, y varios gobiernos de todo el mundo han manifestado su intención de ir a allí para extraerlo, lo que podría desencadenar una nueva carrera espacial.
El gas se produce en las estrellas de baja masa, de menos de dos veces la masa del Sol, que expulsan la mayor parte de su materia en el espacio al final de sus vidas, formando una nebulosa planetaria (el Sol va a hacer esto en 5.000 millones de años). Este proceso pasa lentamente enriquecer el Universo en helio-3. De todos los elementos producidos en las estrellas (y eso comprende desde el carbono al uranio), el helio-3 es al que le lleva más tiempo en alcanzar el espacio.
La jefa del equipo responsable del hallazgo, Lizette Guzmán Ramírez, comenzó a investigar el helio-3 cuando era estudiante de doctorado en la Universidad de Manchester, antes de pasar al Observatorio Europeo del Sur en Chile. Ella se unió a Albert Zijlstra y Malcolm Gray de la Universidad de Manchester y colegas de España y México para buscar el helio-3 en una nebulosa planetaria a 4.000 años luz de la Tierra, y medir cuánto se produce en su estrella. El equipo detectó una cantidad inesperadamente alta de gas, casi 500 veces superior a su porcentaje relativo en la Tierra, y varias veces más alto que cualquiera de los modelos utilizados previamente.
La detección demuestra que el helio-3 se produce en el centro de las estrellas como el Sol, y se expulsa al espacio al final de la vida de la estrella. Sin embargo, la gran cantidad que se encontró permanece sin explicación. La estrella pudo haber sido más productiva de lo que los modelos asumen, pero si esto es cierto para todas las estrellas habría mucho más helio-3 actualmente en el Universo de lo que se pensaba.
Se necesita investigación adicional sobre otras nebulosas planetarias, pero a medida que la emisión es extremadamente débil y difícil de detectar, se necesitará el futuro Square Kilometre Array para hacer la investigación. Con sede en Jodrell Bank, este proyecto internacional está actualmente en desarrollo en Australia y Sudáfrica, y será el más grande y sensible radiotelescopio del mundo.