Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Boeing y sus socios en Emiratos Árabes Unidos estudian producir biocombustibles a partir de plantas del desierto

Boeing y varios organismos de investigación asociados en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han realizado importantes avances en el desarrollo de biocombustibles sostenibles para la aviación tras descubrir que plantas del desierto regadas con agua de mar producen biocombustible de forma más eficiente que otras fuentes conocidas.
El Sustainable Bioenergy Research Consortium (SBRC), adscrito al Masdar Institute of Science and Technology de Abu Dabi, pondrá a prueba estos descubrimientos en un proyecto que podría fomentar la producción de biocombustibles a partir de plantas en zonas áridas como los EAU, según indica la compañía.
"Las plantas denominadas halófitas son aún más prometedoras de lo que esperábamos como fuente de combustible renovable para los reactores y otros vehículos", ha explicado el director del SBRC, Alejandro Ríos, que recuerda que "los Emiratos Árabes Unidos se han convertido en líderes en el uso de la tierra desértica y el agua marina para producir materias primas que se utilizan en la fabricación de biocombustibles sostenibles, que tienen muchas aplicaciones potenciales en otras partes del mundo".
Financiado por Boeing, Etihad Airways y Honeywell UOP, el SRBC se dedica al desarrollo y la comercialización de biocombustibles de aviación sostenibles, que reducen las emisiones de carbono entre un 50% y un 80% con respecto a los carburantes fósiles a lo largo de su ciclo de vida.
Las semillas de las plantas halófitas contienen un aceite que es apto para la producción de biocombustibles. La investigación del SBRC ha revelado que la totalidad de estas plantas arbustivas puede convertirse en biocombustible de forma más eficiente que otras materias primas.
Durante el próximo año, los científicos del SBRC crearán un ecosistema experimental plantando dos cosechas de halófitas en el suelo arenoso de Abu Dabi. Se utilizará agua residual salada procedente de una piscifactoría para regar las halófitas, que limpian el agua a medida que van creciendo. Después, el agua fluirá hacia un manglar antes de volver al océano. Los dos tipos de plantas se convertirán en biocombustible de aviación usando los descubrimientos del SBRC.
"Etihad Airways está muy ilusionada con los resultados de la investigación con estas plantas que toleran el agua salada", ha indicado por su parte el presidente y consejero delegado de la aerolínea, James Hogan, para qien se trata de "un verdadero avance en el camino para desarrollar un combustible de aviación realmente sostenible a partir de una fuente vegetal renovable que se adapta a nuestro entorno natural".