Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos estrechan el cerco sobre la elusiva partícula de Higgs

Un equipo internacional de científicos con base en Estados Unidos ha estrechado el cerco en su búsqueda de la elusiva partícula Higgs, cuya existencia nadie ha probado todavía, pero cuya existencia ha sido predicha teóricamente, aseguró hoy a Efe uno de sus miembros.
Lo que ha hecho este grupo de investigadores, ubicado en Chicago, es reducir el rango de masas en el cual suponen que podría hallarse la partícula, que no ha podido ser detectada en ningún experimento.
La española Bárbara Álvarez, una de las científicas del equipo, explicó en conversación telefónica desde el Laboratorio Fermi, en Illinois, que hoy se ha excluido, con una probabilidad del 95 por ciento, la región situada entre los 160 y los 170 GeV/c2.
Un Gev/c2 es una medida de la masa que equivale a un gigaelectrón voltio dividido por la velocidad de la luz al cuadrado.
Los científicos del Laboratorio Europeo de Física de Partículas ya habían establecido que el bosón de Higgs, si es que existe, debe tener una masa de entre 114 y 185 GeV/c2.
"Con las conclusiones de hoy quedan dos regiones donde buscarlo", dijo la investigadora. "Puede estar en la región de 114 a 160, o en la más alta de 170 a 185 GeV/c2", añadió.
Álvarez, de la Universidad de Oviedo, y su compatriota Bruno Casal, de la Universidad de Cantabria, participan en el equipo de cientos de investigadores que trabajan en el tevatrón de ese laboratorio del Departamento de Energía de Estados Unidos.
El tevatrón es un acelerador circular de partículas ubicado en Batavia (Illinois), que consiste en un sincrotrón que acelera protones y antiprotones en un anillo tubular de 6,28 kilómetros de longitud a energías de hasta un teraelectronvoltio.
"Las colisiones se llevan a cabo las 24 horas del día, y ocurren millones de colisiones por segundo de las cuales muy pocas producirían un bosón de Higgs", explicó Álvarez. "Por eso es un trabajo tan difícil, que lleva tiempo".
El bosón de Higgs es una partícula elemental hipotética cuya existencia la predice el modelo estándar de la física de partículas.
Es, hasta ahora, la única partícula del modelo estándar que nadie ha observado, aunque (teóricamente) desempeña un papel importante en la comprensión del origen de la masa de otras partículas, y en especial de la diferencia entre el fotón, que no tiene masa, y los bosones W y Z, que son relativamente pesados.