Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos logran predecir cuándo cambiará el curso del delta de un río

Científicos dedicados al estudio de los deltas de los ríos han descubierto la forma en que se puede predecir dónde pueden ocurrir cambios destructivos en estas zonas, en muchos casos muy pobladas.
Un delta se forma cuando un río se encuentra con el mar o el océano y son áreas extremadamente fértiles para los cultivos, así como el hogar de más de la mitad de mil millones de personas y varias mega-ciudades.
Una avulsión --donde el flujo de agua a lo largo de un delta cambia su curso-- puede ser repentina e impredecible, a menudo atrapando a las comunidades que viven cerca con la guardia baja. Cuando esto ocurre, el río inunda las áreas vecinas, amenazando los medios de vida y destruyendo valiosas tierras de cultivo.
El equipo sugiere que su estudio podría conducir a un nuevo método para predecir dónde pueden ocurrir estas avulsiones. Los investigadores dicen que muchos sistemas de deltas de ríos están ahogándose debido al aumento del nivel del mar, lo que podría empujar las avulsiones río arriba poniendo a cada vez más comunidades en riesgo y haciendo más vital aún contar con una herramienta de predicción.
Muchos deltas se construyen durante varios miles de años, cuando la arena y el suelo se depositan en grandes patrones en forma de hoja llamadas lóbulos. Cuando se produce una avulsión, el río cambia su curso y se forma un nuevo lóbulo.
PREDICCIONES RELEVANTES PARA LA PROTECCIÓN DEL ECOSISTEMA
El equipo construyó una réplica de este tipo de delta de un río en el laboratorio, de más de dos metros de largo. Lo sometieron a diferentes condiciones de inundación que normalmente suceden a través de una escala temporal de varios cientos de miles de años. A través de sus experimentos consiguieron confirmar que el ciclo constante de inundación es un factor clave que contribuye a localizar dónde es probable que se produzca la próxima avulsión.
El doctor Vamsi Ganti, del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del 'Imperial College London', en Reino Unido, llevó a cabo el estudio, que se publica en 'Sciende Advances', con sus colegas, mientras estaba en el Instituto de Tecnología de California, en Estados Unidos.
Ganti señala: "En todo el mundo vemos deltas bajo presión constante. El delta del río Mississippi, por ejemplo, se está ahogando a un ritmo alarmante y ha perdido alrededor de 5.000 kilómetros cuadrados de tierra desde 1930. Por lo tanto, entender más acerca de las avulsiones es vital en la protección de las personas y los ecosistemas que sustentan los deltas, así como mitigar la pérdida de la tierra".
"Las avulsiones son a menudo consideradas como 'terremotos' de los deltas, por los daños que causan. Los cambios bruscos e impredecibles en el curso de un río pueden inundar rápidamente tierras vecinas, lo que significa que las personas a menudo tienen que abandonar sus comunidades antes de ser engullidas por el sistema fluvial", explica.
"Nuestra investigación confirma los factores que hacen que se produzcan estas avulsiones, que en última instancia podría ayudar a las personas de todo el mundo a hacer que sus comunidades sean más seguras", añade. Los científicos habían observado anteriormente que los lóbulos siempre alcanzan una longitud uniforme que es característica de cada delta y desarrollaron una fórmula que mostró que la longitud del lóbulo está relacionada con el gradiente y la profundidad del río que atraviesa el delta.
Los investigadores en el estudio descubrieron que la longitud uniforme del lóbulo sólo se produce cuando su delta en el laboratorio se somete a las inundaciones, lo que hace que el lóbulo alcance su longitud uniforme, que entonces activa una avulsión. Al reunir todos sus hallazgos, los científicos están trabajando hacia un método para predecir dónde pueden ocurrir avulsiones en muchos de los deltas en el mundo.
Los investigadores también creen que sus resultados podrían emplearse para entender cómo se construyen los sistemas de deltas de ríos en otros planetas que alguna vez tuvieron agua, como Marte. Esto podría ayudar a los científicos a aprender más acerca de los mares y océanos del pasado en otros planetas.