Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubren un exoplaneta recién nacido que podría ayudar a explicar la evolución planetaria

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto el exoplaneta más joven completamente formado jamás detectado. Se trata de un mundo que orbita alrededor de una estrella joven, a 500 años luz de la Tierra.
El planeta recién descubierto, conocido como K2-33b, se asemeja a Neptuno en tamaño, en comparación con los planetas del Sistema Solar y orbita a su estrella una vez cada cinco días.
Los investigadores detrás del descubrimiento, liderados por Sasha Hinkley de la Universidad de Exeter, creen que el planeta tiene una edad de entre 5 y 10 millones de años, es decir, que está todavía en su infancia en términos astronómicos, y en comparación con la Tierra, que tiene 4.500 millones de años de antigüedad.
También significa que es el planeta más joven, completamente formado, que se ha identificado y uno de los pocos mundos recién nacidos que han sido descubiertos hasta la fecha.
El equipo de investigación tiene la esperanza de que este descubrimiento pionero, que ha sido publicado en 'Nature', ayude a los astrónomos a obtener una mayor comprensión de los procesos que subyacen a la evolución de los planetas a través de la galaxia. Hinkley ha descrito este hallazgo como una oportunidad de "proporcionar una extraordinaria instantánea del proceso de formación de planetas".
"Es muy raro encontrar un planeta en esta etapa de su infancia, y nos da una oportunidad única para tratar de entender más acerca de cómo se forman y se desarrollan todos los planetas, incluyendo la Tierra. Realmente nos gustaría saber si este planeta se ha formado en su ubicación actual o, tal vez, se formó mucho más lejos de la estrella", ha apuntado el experto.
Según ha señalado, se trata de un "desarrollo crucial" ya que da la oportunidad de entender el ciclo de vida de los sistemas planetarios. De la misma manera que el desarrollo de una persona es más fácil de entender si se puede estudiar desde que es un bebé, a través de la infancia y la edad adulta.
HALLADO POR KEPLER
El equipo de astrónomos detectó el nuevo planeta usando el telescopio espacial Kepler de la NASA, durante su misión K2, que identificó una atenuación recurrente en la luz emitida por la estrella madre del planeta y que dio a entender que un planeta en órbita pasaba periódicamente frente a ella.
Cuando se forman las estrellas, se rodean de densas regiones de gas y polvo llamadas discos protoplanetarios, a partir de las cuales se forman los planetas. En el momento en que una joven estrella tiene unos pocos millones de años, este disco se ha disipado en gran parte y la formación de planetas es casi completa.
La estrella que orbita este nuevo exoplaneta tiene una pequeña cantidad de material del disco aún, según apuntan las observaciones realizadas por el telescopio espacial Spitzer de la NASA, lo que sugiere que está en las etapas finales de disiparse.