Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entregan a Brasil los 74 fósiles expoliados que se vendía una tienda de la estación de Chamartín

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Comandancia de Madrid, han intervenido 74 piezas pertenecientes a fósiles que fueron sacados de forma irregular de su país de origen, Brasil.
Se trata de sies placas de montaje y 58 fósiles, que en el día de hoy han sido entregados a las autoridades de Brasil, ha informado la Benemérita en un comunicado.
Entre las competencias que tiene asumidas el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil están las de evitar agresiones al medio ambiente y el expolio de yacimientos arqueológicos, así como la protección del Patrimonio Histórico.
En el marco de estas competencias, durante el mes de junio de 2012, los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un expositor ubicado en la madrileña estación de Chamartín, en el que se encontraban expuestas una serie de piezas fósiles a la venta. Tras realizar una inspección al lugar, localizaron un total de 12 piezas que fueron intervenidas al no aportar la documentación que legitimara su origen y tenencia legal.
A raíz de este hallazgo, todas las investigaciones se centraron sobre la persona que explotaba el punto de venta en dicha estación de tren, logrando ubicar un piso en la capital, desde donde se podrían estar realizando ventas de piezas arqueológicas y fósiles.
Paralelamente, y a través de la Unidad Técnica de Policía Judicial del Cuerpo se entablan contactos a través de Interpol con las autoridades policiales brasileñas, al presuponer que esa era la procedencia de los fósiles. Previamente se había solicitado apoyo técnico para el estudio de las citadas piezas al Museo Nacional de Ciencias Naturales y al Museo Geominero.
Posteriormente, los agentes del Seprona inspeccionaron el piso, confirmando que era utilizado como punto de almacén y venta a personal allegado, donde se encontraron otras cincuenta y dos piezas más, que fueron intervenidas bajo las sospechas de que la obtención de las mismas hubiera sido realizada de forma irregular.
Fruto de todas las gestiones realizadas, a finales del pasado mes se recibían todos los informes, teniendo especial relevancia el emitido por la División de Protección al Patrimonio Histórico de la Policía Federal brasileña, que hacía referencia al tratado de Convención de Naciones Unidas relacionado con los bienes culturales UNIDROIT.
En dicho informe se recogía que los bienes recuperados por la Guardia Civil fueron obtenidos de forma ilegal en Brasil, por lo que vino a confirmar la teoría de los investigadores, al constatarse que eran productos ilegalmente introducidos en España.
En el día de hoy, la Guardia Civil ha entregado todas las piezas recuperadas a las autoridades brasileñas, las cuales han mostrado su agradecimiento por este importante hallazgo de bienes de interés cultural procedentes de su país.