Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Europa lanza su alternativa al GPS: Galileo

El cohete Soyuz ha despegado este viernes a las 12.31 horas (hora española) desde el Centro Espacial Europeo de Kurú la base espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA), en la Guyana Francesa, después de que el lanzamiento se hubiera retrasado este jueves.
Con este lanzamiento parten los dos primeros satélites operacionales del sistema de navegación Galileo, que una vez esté operando por completo, el sistema permitirá a los europeos autonomía del Sistema Global de Posición (GPS) controlado por Estados Unidos. Rusia espera, por su parte, completar su propio sistema similar a finales de este mes.
El operador europeo Arianespace explicó este jueves en un comunicado que, tras la "anomalía" detectada durante la carga de combustible, se han trabajado en las instalaciones de la Soyuz y se han realizado las comprobaciones adicionales.
El vuelo supone la culminación de más de una década de planificación, negociaciones, retrasos y construcción que tiene como objetivo dotar a Europa de una gama completa de lanzadores de satélites y al mismo tiempo, inyectar dinero en efectivo en el programa espacial de Rusia.
Una vez que esté operativo a finales de esta década, Galileo debería dar a los europeos autonomía con respecto al Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés) controlado por Estados Unidos. Rusia dice que completó su propio sistema similar a principios de este mes.
Arianespace es propiedad de la Agencia Espacial Francesa (CNES), que tiene un 34 por ciento, y Astrium, una filial propiedad del gigante aeroespacial europeo EADS, que posee un 30 por ciento.