Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Facebook ayuda a capturar a un asesino en serie

Mark Dizon, el sospechoso de asesinar a nueve personas, era un fanático de las armas de fuego. Colgaba sus fotos en Facebook.telecinco.es
La Policía filipina ha conseguido rastrear y detener a un sospechoso de varios asesinatos y robos, gracias a su cuenta en Facebook. Mark Dizon fue identicado por la hija de una de sus víctimas que reconoció su foto en la red social y alertó a las autoridades. El hombre podría haber asesinado a nueve personas, según informó ha informado la prensa local.
Mark Dizon, un técnico de computadoras de 28 años, no se resistió cuando fue arrestado el martes. El presunto asesino en serie utilizaba la facilidad que le daba su profesión para introducirse en los domicilios de sus víctimas, donde les robaba y mataba.
Está acusado de matar a nueve personas -seis filipinos, un estadounidense, un canadiense y un británico- en tres robos en hoteles y casas este mes en la ciudad de Angeles.
Dizon, hijo de una familia de clase media alta, es un fanático de las armas de fuego, según comunicó la policía.
El hombre era amigo en Facebook de otro que conocía a una hija de una de las víctimas, quien fue además su novia. Esta lo habría identificado.
Según la Policía, en cuanto el sospechoso se dio cuenta de que los agentes estaban tras su pista cerró su cuenta de Facebook, pero ya era demasiado tarde.
La serie de robos y muertes comenzaron el 12 de julio , cuando el canadiense Geoffrey Alan Bennun, de 60 años y su novia filipina fueron asesinados a tiros en la habitación de su hotel.
Cuatro días más tarde, el británico James Bolton Porter, de 51 años y su novia fueron asesinados por un pistolero en su casa en la zona de Malabanas, en Angeles, según fuentes policiales.
Dizon, al parecer, vendió en una casa de empeños algunas de los objetos robados a sus víctimas, incluyendo un ordenador portátil y un móvil, de acuerdo con la misma fuente.
El superintendente policial explicó que los investigadores tienen documentos de la casa de empeños e imágenes de video de una cámara de seguridad en la tienda que lo incriminarían.
El padre del detenido colaboró en su captura al citarle en un parque con el pretexto de que quería hablar con él. Allí lo esperó la policía y lo detuvo al comprobar que su identidad coincidía con su perfil en Facebook y con la descripción de los testigos.