Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feliz 2 de mayo: Cuatro curiosas contribuciones de José Bonaparte a Madrid

Aunque las formas de su imperial hermano, Napoleón Bonaparte, no fueran las más legítimas para proclamar a José Bonaparte I como rey de España, lo cierto es que en su corto mandato, entre los años 1808 y 1813, el rey 'intruso' hizo importantes contribuciones a la ciudad de Madrid. Historias, la app que te permite llevar un guía turístico en tu smartphone, te cuenta algunas de las aportaciones más desconocidas llevadas a cabo durante su reinado.
El Museo del Prado: Lejos de su apodo de 'Pepe Botella' y de la mala vida, José Bonaparte fue un monarca preocupado por la cultura y un gran protector de las artes. Pretendía equiparar Madrid con otras capitales europeas que ya contaban con museos de carácter público compuestos por fondos procedentes de colecciones reales y particulares.
Este proyecto no llegaría a buen puerto tras el fin de la guerra y la expulsión de los franceses del país, pero la idea de tener un museo dedicado a representar las principales escuelas de pintura española había calado hondo. Tanto es así que, durante el reinado de Fernando VII y siendo su mujer, Isabel de Braganza, una de sus principales impulsoras, fue inaugurado en 1819 el Museo del Prado, uno de los museos más importantes y visitados del mundo hoy día.
Plazas como Santa Ana y Oriente: Muchas de las majestuosas plazas madrileñas más emblemáticas por las que ahora paseamos o nos tomamos un café con los amigos comenzaron a configurarse en el reinado de José Bonaparte. Lo cierto es que el apodo de 'rey plazuelas' le viene precisamente por esto. Las más importantes son las plazas de Oriente, delante del Palacio Real, y la de Santa Ana; pero a la lista se le añaden muchas más como la plaza de los Mostenses o la de San Miguel. Lugares que hoy día llenan de vida la ciudad de Madrid.
Ampliación del Real Jardín Botánico de Madrid: La manifiesta voluntad del monarca de contribuir en el enriquecimiento científico y botánico, le llevó a ampliar y mejorar el Jardín Botánico de Madrid para mayor cultivo y estudio de ejemplares naturales.
Los cementerios General del Sur y General del Norte: Se preocupó por la higiene y la salubridad de la ciudad, prohibiendo los enterramientos en su interior e impulsando el traslado de los cementerios parroquiales a las afueras. Aunque esta medida ya había sido prevista con anterioridad, fue durante su reinado cuando se construyeron los dos primeros cementerios fuera del casco urbano. Estas dos nuevas construcciones fueron el Cementerio General del Norte (1809), también conocido como el de la Puerta de Fuencarral y el Cementerio Genral del Sur (1810).
OTRAS MEDIDAS DE CARÁCTER NACIONAL
Las 38 prefecturas o comunidades: Una medida administrativa de indudable importancia fue la división de España en 38 prefecturas, división territorial que según las consideraciones del historiador A. Melón "es una de las medidas más consecuentes en nuestra historia actual, ya que sembró el precedente de las actuales provincias, muchas de ellas calcadas de aquel esquema".
Restauró la Alhambra de Granada: También entendía la importancia de la conservación y estudio del patrimonio arqueológico del país para la historia de España. Por eso, entre otras medidas para la protección del patrimonio español, mandó restaurar la Alhambra de Granada y financió una excavación en las ruinas romanas de Itálica (Sevilla).