Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fujitsu presenta su nuevo servidor PRIMERGY CX600 M1 con procesador Intel Xeon Phi

Fujitsu ha presentado su nuevo servidor PRIMERGY CX600 M1, una plataforma de computación masivamente paralela que cuenta con hasta ocho nodos de cómputo en dos unidades de rack y está dotado de la 2ª generación de procesadores Intel Xeon Phi.
Entre sus principales valores de PRIMERGY CX600 M1 destaca su alta densidad, con hasta ocho nodos en dos unidades de rack, lo que implica multiplicar por seis el rendimiento en comparación con los servidores estándar. Asimismo, ha sido diseñado para abordar trabajos altamente paralelos, adecuado para todo tipo de trabajos relacionados con el cálculo científico, ingeniería, Big Data e Inteligencia Artificial. Es, además, compatible con el 'software' existente, lo que garantiza una incorporación sin sorpresas dentro de nuestras infraestructuras TIC.
El director de Desarrollo de Negocio de HPC y Analytics de Fujitsu, Juan Antonio García, ha señalado que "es un verdadero samurái de la supercomputación", ya que, como ha explicado, en PRIMERGY CX600 M1 se podría albergar en un solo rack estándar hasta 168 nodos de cómputo, más de 12.000 cores y 64 Terabytes de memoria, lo que proporciona un rendimiento de más de 500 TeraFlops.
Según Fujitsu, son varios los mercados objetivos que van a verse beneficiados por las características de este nuevo sistema, como por ejemplo el de las Universidades y Centros de Investigación, el Industrial, el Sanitario en Ciencias de la Vida y dentro de cualquiera de los anteriores que requieran el uso de aplicaciones de Big Data, Analítica de Datos, Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático.
La 2ª generación de procesadores Intel Xeon Phi proporciona mejoras significativas, como son la reducción del OPEX del Datacenter y del TCO al optimizar el retorno de nuestra inversión, como ha explicado la compañía. La disminución del tiempo de simulación, gracias a esta nueva plataforma, ofrece, en consecuencia, una mayor productividad y la tecnología de refrigeración líquida permite una mayor fiabilidad, eficiencia energética y reducción de la huella de carbono.
Además, su infraestructura compartida disminuye el consumo de energía gracias a ventiladores centrales y fuentes de alimentación de conexión en caliente integrados en el chasis. Los clientes, como ha recordado Fujitsu, pueden elegir una refrigeración direct-to-chip hot water a 45ºC basada en la tecnología Cool-Central Liquid Cooling, que elimina el calor directamente del módulo de la CPU de una forma mucho más eficiente que a través de una columna de aire.