Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google critica a los "directivos frustrados" de los diarios

El mayor buscador del mundotelecinco.es
Google como tabla de salvación de la prensa. Eric Schmidt, presidente ejecutivo del mayor buscador del mundo, defiende a capa y espada esta visión y argumenta que su compañía está comprometida en la ayuda a las publicaciones que tratan de sobrevivir a la transición digital.
En una tribuna publicada por 'The Wall Street Journal' el pasado 1 de diciembre, Schmidt pide valentía y arrojo a los editores, reclama agallas para cambiar la estructura de un modelo de negocio tradicional basado en la publicidad y las suscripciones. "Con decadentes ingresos y menos recursos, los frustrados ejecutivos de los diarios buscan a alguien a quien culpar", se queja.
"Gran parte del enfado está dirigido a Google, que para muchos ejecutivos se está quedando con todos los beneficios de la relación de negocios sin dar mucho a cambio", afirma. "Los hechos, creo, sugieren lo contrario".
En concreto, este directivo ensalza a su buscador como fuente de promoción que envía a los diarios 1.000 millones de clics al mes desde Google News y más de 3.000 millones de visitas extras desde otros servicios de Google. "Ello supone 100.000 oportunidades por minuto para ganar lectores fieles y generar ingresos", opina.
Hace menos de un mes, el líder de News Corp, Rupert Murdoch, amenazó con retirar los contenidos de sus periódicos del buscador, un aviso que obligó al buscador a limitar el número de veces que los usuarios de Internet pueden acceder a versiones gratuitas de artículos mediante búsquedas en Google.
La artículo señala que no cree que internet acabe con los diarios, de la misma manera que la televisión no mató a la radio. Y Schimdt lo firma, precisamente, en el buque insignia de Murdoch.