Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google pagó 40,6 millones en impuestos por ingresos de 3.623 millones en Reino Unido

La compañía Google, interrogada dos veces el último año por una comisión parlamentaria a raíz de sus prácticas tributarias en Gran Bretaña, pagó impuestos por 35 millones de libras esterlinas (41,6 millones de euros) en el 2012 en base a ingresos en el país por 4.900 millones de dólares (3.623 millones de euros), según muestra su contabilidad.
La compañía pagó en el 2012 una tasa impositiva del 2,6 por ciento sobre ingresos en suelo no estadounidense por 8.100 millones de dólares (9.630 millones de euros), porque según sus propios datos canalizó casi todo su beneficio en el extranjero a una subsidiaria en Bermudas, donde no se cobra impuestos a los beneficios corporativos.
Google dijo que cumple con todas las normas impositivas en cada país donde opera y que no paga muchos impuestos en Gran Bretaña porque sus beneficios no son generados por empleados británicos.
Google UK, y otras subsidiarias en Europa pagan pocos impuestos porque están clasificadas como proveedores de servicios comerciales para Google Ireland, la filial con sede en Dublín cuyo nombre aparece en las facturas emitidas a la mayoría de los clientes no estadounidenses.
El gigante de Internet declara pocas ganancias en Irlanda porque la unidad envía casi todas las utilidades de clientes no estadounidenses a la filial en Bermudas, en la forma de pagos de licencia por el uso de la propiedad intelectual de Google.
La Comisión de Cuentas Públicas del parlamento británico interrogó el pasado mes de mayo al jefe de Google para el norte de Europa, Matt Brittin, tras una investigación de Reuters que mostró que la compañía había publicado avisos de empleo para vendedores, pese a que el ejecutivo declaró a la comisión el año pasado que la empresa no paga impuestos por sus ingresos en suelo británico, ya que no realiza ventas desde ese territorio.
El presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, dijo que los intentos para obligar a las compañías tecnológicas a pagar más impuestos podría obstaculizar la innovación. El pago de impuesto de Google en Gran Bretaña sobre las ganancias del 2012 fue de 11,6 millones de libras (13,7 millones de euros), mientras que 24 millones se pagaron en relación con paquetes accionarios de remuneración a empleados.