Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallado en Suecia un meteorito 'fósil' de 470 millones de años

Hace 470 millones de años, en algún lugar de nuestro sistema solar, hubo una enorme colisión entre dos asteroides, que produjo una lluvia de meteoritos sobre la Tierra durante el Ordovícico.
Todo los meteoritos de aquel evento eran similares, salvo uno misterioso diferente del resto, que podría decirnos algo acerca de cómo las rocas del espacio pueden cambiar los ecosistemas y permitir que las especies prosperen.
Se trata del meteorito Osterplana 65, encontrado en una cantera de piedra caliza en Suecia, que se hundió hasta el fondo del océano. Allí, quedó envuelto en un lecho de piedra caliza, creado por la vida marina de aquel tiempo.
El período Ordovícico está marcado por un florecimiento de la vida similar al del período Cámbrico que le precedió, y una lluvia de meteoritos. Existe una amplia muestra de este evento meteórico con una química y estructura similares, lo que sugiere que todos los objetos caídos en la Tierra tienen el mismo origen.
La colisión que causó esta lluvia de meteoritos tuvo dos componentes, dos cuerpos relativos, y Osterplana 65 es la evidencia de que uno de estos cuerpos originales era diferente. De hecho, representa un tipo de meteorito desconocido hasta ahora.
El hallazgo ha sido descrito en el último número de Nature. "A pesar de que meteoritos al azar individuales son posibles, hay que considerar que Ost 65 representa del orden del uno por ciento de los meteoritos que se han encontrado en el fondo del mar datados a mediados del Ordovícico.
El descubrimiento de un tipo de meteorito único caído en la Tierra hace 470 millones de años es importante por un par de razones. El asteroide que lo produjo probablemente dejó de existir, y no hay ninguna fuente de meteoritos como Ost 65 en la actualidad, informa Universe Today.
El registro de una especie de meteorito fósil que ya no existe hoy puede ayudar a desentrañar la historia de nuestro sistema solar. El cinturón de asteroides es una evolución misma en curso de colisión y destrucción. Parece razonable que algunos tipos de asteroides que estaban presentes en el sistema solar ya no estén. Ost 65 proporciona evidencia de que eso es cierto, en un caso, por lo menos.