Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan nuevas especies fósiles que forman una "instantánea" de primates estresados por un antiguo cambio climático

En un estudio que se publica esta semana en 'Science', investigadores describen la exhumación de una "veta principal" de una media docena de especies de primates fósiles en el sur de China. Estos primates vivieron justo después de la transición Eoceno-Oligoceno, hace unos 34 millones de años, un momento en el que el enfriamiento drástico hizo gran parte de Asia inhóspita para los primates, reduciendo sus poblaciones y haciendo descubrimientos de este tipo de fósiles especialmente raros.
"En el límite Eoceno-Oligoceno, por la reordenación de las principales placas tectónicas de la Tierra, hubo un rápido descenso de la temperatura y la humedad", explica el coautor del informe K. Christopher Beard, conservador del Instituto de Biodiversidad de la Universidad de Kansas, Estados Unidos, quien señala que los primates se enfrentaron a tiempos difíciles en todo el mundo, extinguiéndose en gran medida en América del Norte y Europa.
"Por supuesto, los primates sobrevivieron de alguna manera en África y el sur de Asia", agrega. Debido a que los primates antropoides --los precursores de los monos, simios y los seres humanos-- aparecieron por primera vez en Asia, entender su destino en ese continente es clave para comprender el arco de primate temprano y la evolución humana.
"Esto siempre ha sido un enigma --apunta Beard--. Hemos tenido una gran cantidad de evidencia previamente de que los primeros antropoides se originaron en Asia. En algún momento, más tarde en el Eoceno, estos antropoides asiáticos llegaron a África y comenzaron a diversificarse allí. En algún momento, el foco geográfico de la evolución antropoide --monos, simios y humanos-- pasó de Asia a África, pero nunca entendimo cuándo y por qué. Ahora, sabemos que la crisis climática del Eoceno-Oligoceno prácticamente exterminó a los antropoides asiáticos, por lo que el único lugar en el que podrían evolucionar para convertirse más tarde monos, simios y seres humanos era África".
SEIS ESPECIES SOBREVIVIERON A UN ENFRIAMIENTO DRÁSTICO
El documento es el resultado de una década de trabajo de campo en un lugar en el sur de China, donde los primates probablemente buscaban temperaturas más cálidas. Barba y sus colegas Xijun Ni, Qiang Li y luzhou Li, del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología de la Academia China de Ciencias describen las seis nuevas especies que sobrevivieron a esas edades a partir de fragmentos de mandíbula y dientes debido a sus superficies de esmalte duro y que sirven como "huellas digitales" para identificar a animales antiguos.
"El registro fósil, por lo general, ofrece una foto aquí o allá de cómo era la vida antigua. Por lo general, no se obtiene una película -apunta Baeard--. Tenemos tantos primates del Oligoceno en este sitio en particular porque estaba lo suficientemente al sur para que el clima siguiera siendo lo suficientemente cálido durante esa era fría y seca de forma que los primates todavía podían sobrevivir allí. Se reunieron en el limitado espacio que quedaba a su disposición".
Como la mayoría de los primates de hoy en día, el investigador señala que los antiguos chinos eran primates arborícolas tropicales. Una de las especies que el equipo de investigación ha llamado 'Oligotarsius rarus' era "muy similar" a los actuales tarsios que se encuentran hoy en día sólo en Filipinas y las islas de Indonesia.
"Si uno mira hacia atrás en el registro fósil, sabe que los tarsios vivieron una vez en el continente asiático, tan lejos hacia el norte como el centro de China. Los dientes fósiles descritos en este documento son casi idénticos a los de los tarsios modernos . La investigación muestra que los tarsios modernos son casi fósiles vivientes", dice Beard.
Según este experto, si no fuera por el intenso enfriamiento global durante la transición Eoceno-Oligoceno, el escenario principal de la evolución de los primates podría haber seguido estando en Asia, en lugar de pasar a África, donde finalmente surgió el 'Homo sapiens'. De hecho, las conclusiones del equipo ponen de relieve una vulnerabilidad al cambio climático compartida por todos los primates.
"Esta es la otra cara de por lo que la gente está preocupada ahora. La transición Eoceno-Oligoceno era lo contrario al calentamiento global. Todo el mundo ya era cálido y se enfrió. Es una especie de un espejo. El punto es que a continuación, los primates, al igual que los primates hoy en día, son más sensibles a cambios en el clima que otros mamíferos", concluye.