Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Internet llega a los coches

Internet al volante, ya es posible. Ford ha anunciado sus planes para integrar en sus coches un avanzado ordenador que permitirá acceder a la Red y descargar información en tiempo real. El gigante del automóvil aseguró que en cinco años será un equipamiento de serie.
La empresa estadounidense integrará internet en sus coches a través de su plataforma 'MyFord Touch', un moderno sistema que ha sido presentado en el Consumer Electronic Show, la mayor feria tecnológica del mundo.
El presidente de Ford, Alan Mulally, fue el encargado de desvelar las prestaciones de ese nuevo programa, que pasará en cinco años llegará como un equipamiento de serie en los modelos del fabricante.
"MyFord Touch" , heredero del actual sistema de sincronización digital desarrollado por esta empresa ("Sync") , estará basado en tecnología de Microsoft e imitará las características de los dispositivos electrónicos que hacen furor actualmente en el mercado, tales como una pantalla "táctil" y el servicio de reconocimiento de voz, con los que el conductor podrá gestionar las llamadas telefónicas, la temperatura, el GPS y el entretenimiento.
Una de las claves de "MyFord Touch" será la posibilidad de conectar un teléfono celular de tercera generación al ordenador del automóvil y convertir el dispositivo en una especie de puente hacia Internet, lo que permitirá la navegación en la red, aunque por motivos de seguridad sólo estará activo cuando el vehículo esté parado.
"MyFord Touch"  llegará en 2010 a los modelos Ford Edge y Lincoln MKX Crossover, y se integrará posteriormente en el nuevo Ford Focus en los mercados internacionales.
Se espera que para 2015 aproximadamente 80% de los modelos estadounidenses de esta compañía cuente con este dispositivo, un porcentaje de implantación que, según la empresa, será parecido para el resto del mundo.
El anuncio de Ford, que va en la misma dirección que el resto de fabricantes de automóviles, levantó suspicacias entre los defensores de la seguridad al volante, que consideraron las nuevas prestaciones una distracción potencial para el conductor.
Nicholas A. Ashford, profesor del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) , criticó la forma en cómo se estaba produciendo esta integración entre tecnología y automoción por dar prioridad "al beneficio frente a la seguridad de conductores y peatones" .
"En el mejor de los casos es una irresponsabilidad, en el peor es pernicioso" , dijo en declaraciones al diario The New York Times.