Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores de la UPM desarrollan un dispositivo que recolecta y analiza bacterias, virus y hongos del aire

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han desarrollado un dispositivo portátil y autónomo capaz de recolectar y analizar la biodiversidad bacteriana, vírica y fúngica del aire, así como el polen, en diferentes zonas urbanas y estaciones del año.
El sensor, que consigue analizar la biodiversidad de la atmósfera, permite conocer y modelizar la contaminación biológica del aire urbano. El dispositivo ha sido desarrollado por ingenieros industriales de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), liderados por el profesor Diego A. Moreno.
Según la UPM, el diseño se emplea junto con tecnologías emergentes de biología molecular y con ayuda de drones, permitirá estudiar con precisión la biodiversidad microbiana presente en el aire --la denominada microbiota-- en diferentes lugares, estaciones del año y alturas.
El objetivo se que el análisis de los datos recopilados sirva en un futuro para generar modelos predictivos que ayuden a la gestión de la calidad del aire en los entornos urbanos.
Hasta ahora, la toma de muestras de aire para estudiar los microorganismos se realiza filtrando el aire sobre medios de cultivo o filtros de después se incuban. Sin embargo, la mayor parte de la biodiversidad de un ecosistema es la no cultivable.
Sin embargo, con el nuevo colector portátil de partículas presentes en el aire con funcionamiento autónomo en el que la entrada de aire se produce por inercia al acoplarlo a un dispositivo o vehículo móvil (coche, autobús, tren, tranvía, metro).
El aire accede a un sistema de recolección estanco a través de un orificio de entrada frontal, atraviesa una placa metálica microperforada a modo de filtro y las partículas son recolectadas en una placa recubierta con una superficie adherente.
Variando la velocidad del vehículo al que va acoplado se puede modificar el flujo de aire y, por tanto, el volumen total muestreado de manera fácil y rápida. El sistema tiene un diseño compacto y es reutilizable y de bajo coste, lo que facilitará su implantación.
El desarrollo forma parte del programa de investigación de la Comunidad de Madrid AIRBIOTA-CM, del que forma parte el grupo de investigación Bioingeniería y Materiales (BIO-MAT) de la UPM.
Con técnicas avanzadas de biología molecular, como la secuenciación masiva del ADN se analizarán las partículas captadas para identificar patógenos humanos y animales, así como alérgenos, y su prevalencia en diferentes estaciones del año en la Comunidad de Madrid.
Los investigadores de la UPM han destacado que "a medio o largo plazo, los datos recopilados se analizarán para el desarrollo de modelos matemáticos que permitan predecir cambios en la composición de la aerobiota basados en factores como la altura, la meteorología o la proximidad de ambientes urbanos o industriales".