Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores detallan cómo se forman nuevos aerosoles atmosféricos

Nuevas partículas se forman en la capa más baja de la atmósfera de la Tierra a través de la condensación de compuestos altamente oxigenados y sin ácido sulfúrico, que antes se consideraba esencial para la nucleación, según muestra un estudio reciente. Según sus autores, del Instituto Paul Scherrer, en Suiza, los modelos atmosféricos futuros deben tener en cuenta estos factores para representar mejor el proceso.
Los núcleos de condensación de nubes, o CCNs, son pequeñas partículas en las que se condensa el vapor de agua de una nube. Muchos tipos diferentes de partículas en la atmósfera pueden actuar como CCN, incluyendo el polvo, el hollín o la sal del aerosol del océano, y el número y tipos de CCN en la atmósfera en un momento dado afecta a las propiedades de las nubes, incluyendo sus capacidades reflexivas.
Los científicos no están seguros de la fracción de CCNs atribuible a las partículas de aerosoles atmosféricos recién formadas en la troposfera libre. Hasta la fecha, los estudios de estas partículas y su papel como CCN han sido limitados. Para complicar aún más las cosas, los diferentes modelos de tasas de formación de partículas de aerosoles atmosféricos han proporcionado diferentes puntos de vista sobre qué requiere el proceso, con un papel cuestionable para el ácido sulfúrico.
En su nuevo trabajo, para caracterizar mejor el proceso por el cual se forman nuevas partículas de aerosol atmosférico, Federico Bianchi y sus colegas utilizaron un conjunto de espectrómetros de masas de última generación y los contadores de partículas en una estación de investigación de gran altitud en Junfraujoch, Suiza, un sitio donde la formación de partículas nuevas se produce en entre un 15 y un 20 por ciento de días.
Los investigadores recolectaron mediciones durante un año. Entre sus observaciones, encontraron que la formación de partículas nuevas se produjo casi exclusivamente en los días en que la concentración de compuestos orgánicos altamente oxigenados era alta, pero que estos compuestos sólo podían contribuir a la nucleación durante una ventana corta de tiempo (de uno a tres días) después de su transporte vertical desde la capa límite planetaria.