Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irlanda habla español

Durante décadas, los españoles han elegido Irlanda como destino para aprender o mejorar su inglés y buscar un trabajo en el extranjero. Ahora, la crisis económica ha golpeado casi con la misma intensidad a estos dos países y los niveles de paro se sitúan entre los más altos de la Unión Europea. Pero aunque buscar trabajo en Dublín o Cork puede ser una opción arriesgada, en las ciudades irlandesas se sigue escuchando español en cada esquina.
Estudiar inglés es uno de los primeros objetivos que los españoles y con ellos muchos otros europeos se marcan en Irlanda. En Dublín se puede elegir entre una decena de academias. Una de ellas es Delfin School of English, donde muchos de sus estudiantes son españoles. Gareth Butler, director de la escuela, explica que la crisis ha reducido el número de estudiantes pero que también es una de las razones por la que muchos están ahora en la capital irlandesa. 
"El número no ha bajado tanto como podría haberlo hecho ya que ahora muchos han perdido el trabajo en su país, sobre todo españoles e italianos, y aprovechan para venir a Irlanda a mejorar su inglés y buscar oportunidades para el futuro. Alrededor del 15% de los estudiantes de la escuela se encuentran en esa situación", explica Gareth Butler
Son muchos los que no quieren, o no pueden, tan sólo estudiar el idioma y necesitan encontrar un trabajo. El director de esta academia lo explica, dado que ellos también ofrecen asesoramiento laboral a los estudiantes. Aunque la situación no es fácil, asegura que los estudiantes acaban encontrando un trabajo.
"Muchos buscan trabajos casuales en bares, restaurantes o tiendas. Sobre todo si sólo van a estar aquí unos meses. En este tipo de empleos ahora hay más competencia", asegura Butler, que señala el sector tecnológico como uno de los que más oportunidades ofrece. "Otros estudiantes han encontrado trabajo en multinacionales como Microsoft, Google o eBay, que tienen aquí su sede europea", añade.
Las empresas tecnológicas, las más fuertes
Tony Fernández, consultor de la Agencia de Trabajo CPL, también se muestra positivo en cuanto a la situación del empleo. "No estamos atravesando la mejor situación, pero creo que realmente está mejorando. Desde noviembre a febrero estaba absolutamente muerto, las agencias no teníamos trabajos para ofrecer. Desde mediados de marzo ha aumentado considerablemente, quizás en un 20%, el número de compañías que acuden a nosotros para cubrir puestos vacantes".
Fernández también señala al sector tecnológico como uno de los más fuertes y añade que el desarrollo de aplicaciones móviles es en estos momentos lo más demandado. "Si tienes conocimientos de Android, Symbian o Nokia Ovi... las posibilidades de encontrar un puesto aumentan, ya que ese es el camino que están tomando ahora estas empresas".
La mayoría de estas multinacionales tienen en Irlanda sus servicios de atención al cliente, sector en el que muchos españoles encontraban trabajo pero que, según explica Fernández, ahora está decreciendo ya que las compañías están demandando trabajadores de habla alemana, holandesa y portuguesa.
¿Una oportunidad como profesor de español?
Pero no sólo nosotros queremos aprender inglés. En Irlanda está creciendo exponencialmente el número de habitantes que hablan o están aprendiendo español, por lo que cada vez se requieren más profesores nativos. Así, el Instituto Cervantes de Dublín tiene actualmente alrededor de 3000 estudiantes y los colegios también empiezan a requerir profesores de este idioma.
La gran mayoría de irlandeses que estudian español lo hacen por razones culturales más que profesionales. "El irlandés se siente muy cercano a España y muchos de ellos tienen propiedades en nuestro país. Con el boom económico fueron muchos los que compraron casas o incluso se trasladaron a vivir allí", explica Concepción Barroso, Administradora Cultural del Instituto Cervantes en Dublín.
En resumen, con crisis o sin ella, a los españoles les gusta Irlanda y viceversa, por lo que son muchos los que siguen viniendo al país de la Guinness en busca de nuevas oportunidades, que si incluyen un trabajo, mejor que mejor.