Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kodacrhome: la última víctima analógica

'La niña afgana', de Steve McCurry. Fotografía tomada con Kodakchrome.telecinco.es
Como homenaje a esta película, este fotógrafo captará las últimas instantáneas con este carrete y las donarán al museo de fotografía George Eastman House en Rochester (Nueva York). El último legado de un producto que ha cumplido sus 74 años.
Kodachrome tiene hasta su propia canción. En 1973, Paul Simon le dedicó un tema homónimo y cantó: "Nos da esos maravillosos colores, nos da el verde de los veranos. Te hace creer que en el mundo entero hay un soleado día. Tengo una cámara Nikon, me encanta hacer fotografías... así que mamá, no me quites mi Kodacrhome".
Tras su desaparición allá por 2007, estas cámaras instantáneas se han pasado a lo digital y están demostrando de nuevo que son un producto estrella dentro del mercado de la fotografía.
 
 
 

 
"Dicen que todas las cosas buenas llegan a su fin. Hoy anunciamos que Kodak retirará la película Kodacrhome, concluyendo sus 74 años de vida". Así despide la casa de fotografía a su mítico producto en un tributo al mismo. Fotógrafos como Steve McCurry, Peter Guttman o Eric Meola dan su adiós a una película que les dio grandes satisfacciones en sus carreras.
Entre los "hijos" de Kodacrhome está 'La niña afgana' que cautivó al mundo entero con su mirada. Steve McCurry captó con esta película sus impresionantes ojos verdes en 1984 y cuenta que la primera parte de su carrera "fue dominada por la Kodachrome, que usé para atrapar algunas de mis imágenes más memorables".
"Mamá, no me quites mi Kodacrhome"
Ahora, esta última frase se repite en Internet a modo de despedida y este carrete pasa a engrosar la lista de desaparecidos. Quizás algún día llegue una nueva versión que relance el producto, como ha pasado con otro de los míticos: la Polaroid.