Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'Magericyon anceps' del Mioceno, mamífero carnívoro, era un depredador extremadamente eficaz gracias a su cuello

Paleontólogos del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y la Universidad de Alcalá han descubierto que el 'Magericyon anceps' del Mioceno, era un depredador extremadamente eficaz gracias a su cuello.
El hallazgo ha sido posible gracias al estudio de la morfología del cráneo y las vértebras cervicales de esta especie, un mamífero carnívoro del tamaño de una leona que vivió en el Mioceno superior (hace unos nueve millones de años), y que pertenecía a la familia extinta de los anficiónidos, un grupo de carnívoros lejanamente emparentado con cánidos y úrsidos (osos).
Así, los análisis revelan que esta especie fósil tenía un cuello dotado con una fuerte musculatura que le permitía realizar potentes movimientos laterales y rotatorios con la cabeza y así matar y descarnar a sus presas, convirtiéndolo en un cazador muy eficiente.
"El minucioso examen del cráneo y las vértebras cervicales nos ha permitido inferir aspectos funcionales relacionados con la morfología y desarrollo de su musculatura", explica el investigador del MNCN-CSIC Manuel Salesa. "De esta forma sabemos que los músculos del cuello de 'Magericyon anceps' tenían un importante papel en la estabilización de la cabeza y extensión del cuello, lo que hacía que este carnívoro fuera muy eficiente a la hora de matar y consumir a su presa", continúa.
Este anficiónido, con un peso estimado de unos 200 kilogramos, compartía su hábitat con otros grandes carnívoros, algo que definitivamente tuvo que influir en su comportamiento, según los investigadores. "Magericyon anceps' debía ser rápido, no sólo para sorprender a su presa, sino también para evitar que otros depredadores se la robaran o le atacaran mientras se alimentaba", contextualiza la investigadora de la Universidad de Alcalá Gema Siliceo.
Para el presente trabajo se realizaron tomografías computerizadas (TCs) de los fósiles de 'Magericyon anceps', lo que ha permitido la obtención, tras muchas horas de procesado, de un modelo 3D articulado de la zona cervical y el cráneo de este carnívoro extinto. "Hemos podido estudiar las articulaciones entre las vértebras y entre éstas y el cráneo casi como si dispusiéramos de un esqueleto real", apunta el paleontólogo e ilustrador científico Mauricio Antón.
UNO DE LOS ANFICIÓNIDOS MEJOR CONOCIDOS
Aunque los anficiónidos estuvieron ampliamente distribuidos por Eurasia y América, de la especie 'Magericyon anceps' sólo se han encontrado fósiles en los yacimientos del Cerro de los Batallones, a unos 30 kilómetros al sur de Madrid, en el municipio de Torrejón de Velasco, pero éstos son tan abundantes, y están tan bien conservados, que esta especie es actualmente uno de los anficiónidos mejor conocidos.
Tal y como destaca el CSIC, el Cerro de los Batallones es uno de los complejos de yacimientos de mamíferos carnívoros más importantes del registro fósil del planeta para el Mioceno Superior (época que va desde hace once a cinco millones y medio de años).
Hasta la fecha, se han localizado allí nueve yacimientos. "De entre todos ellos, Batallones-1 es un catálogo de la fauna que habitaba esta región hace nueve millones de años, y en los últimos 25 años hemos obtenido esqueletos completos de félidos dientes de sable, osos emparentados con el panda gigante actual, rinocerontes, jirafas, parientes del actual panda rojo, mustélidos, mastodontes, aves rapaces, tortugas gigantes o lagartos, entre otros", comenta Jorge Morales, investigador del MNCN-CSIC y responsable del yacimiento.