Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mañana entran en vigor las nuevas rebajas del uso del móvil desde otros países de la UE

En la imagen, un visitante hace uso de su teléfono móvil ante un cartel publicitario en el GSMA Mobile World Congress. EFE/Archivotelecinco.es
El uso del teléfono móvil en otros países de la Unión Europea (UE) será más barato a partir de mañana, cuando entre en vigor la legislación comunitaria que recorta el precio de las llamadas, el envío de mensajes de texto (SMS) y la descarga de datos desde el extranjero ("roaming").
El Consejo de Ministros de la UE aprobó definitivamente este mes reducir a partir del 1 de julio las tarifas de las llamadas desde otros países, que no deberán costar más de 0,43 euros las realizadas y 0,19 euros las recibidas, IVA excluido.
Además, los operadores tendrán que cobrar a sus clientes por segundo a partir de los 30 primeros segundos, espacio al que podrán aplicar un cargo mínimo.
Esos precios deberán continuar bajando en los dos siguientes años, de forma que del 1 de julio de 2010 en adelante el precio máximo por minuto de las llamadas hechas desde otro país será de 0,39 euros y el de las recibidas de 0,15 euros (sin IVA), mientras que a partir del 1 de julio de 2011 las tarifas máximas serán de 0,35 y 0,11 euros por minuto, respectivamente.
Al mismo tiempo, el nuevo reglamento cubre los mensajes de texto, que tendrán un precio máximo de 0,11 euros sin IVA, y el acceso a internet o la descarga de datos desde otros países europeos a través del móvil.
En ese ámbito, la UE no ha impuesto tarifas máximas para los clientes, sino que ha decidido limitar el precio que el operador de acogida podrá imponer al operador local del cliente.
Desde julio, la tarifa mayorista máxima será de un euro por megabyte, una cantidad que se rebajará a 80 céntimos por megabyte a partir de julio de 2010 y a 50 céntimos por megabyte desde julio de 2011.
La Asociación Europea de Consumidores (BEUC) ya ha manifestado a través de un comunicado su buena acogida a la rebaja de precios que conlleva la nueva legislación, pero ha solicitado a la Comisión Europea y a la Eurocámara que den "más garantías" a los usuarios si los operadores no reducen las tarifas "de manera significativa".
Además, en el contexto de la descarga de datos, la BEUC ha pedido introducir también tarifas al por menor dentro de dos años, cuando está prevista una revisión del reglamento.