Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

México busca en el Atlántico la fantasma isla Bermeja

De encontrar la isla, las aguas territoriales mexicanas se extenderían y se ampliarían sus derechos de explotación del conocido Hoyo de la Dona Oeste, una zona donde se encuentran grandes yacimientos de crudo. EFE/Archivotelecinco.es
Sin saber si existe hoy, si existió y desapareció o si sólo es fruto de un error de los cartógrafos del siglo XVI, un grupo de científicos mexicanos tiene una épica misión, la de hallar la fantasma isla Bermeja en aguas del Atlántico.
A petición de la Cámara de Diputados, el encargo ha recaído en la la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), recientemente galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.
Pero la primera fase de la investigación no ha arrojado los resultados deseados: la isla no está donde los antiguos mapas la ubicaban: a 22,3 grados latitud norte y 91,2 grados longitud oeste con la península de Yucatán como punto costero mexicano más próximo.
Una expedición de científicos de la UNAM no la pudo encontrar en ese punto pese a la labor aérea y marítima que realizaron recientemente.
La petición de los legisladores mexicanos no es tanto por afán aventurero sino porque a México le conviene mucho encontrar la isla Bermeja.
De hacerlo, las aguas territoriales mexicanas se extenderían y se ampliarían sus derechos de explotación del conocido Hoyo de la Dona Oeste, una zona donde se encuentran grandes yacimientos de crudo.
Los expertos de la UNAM iniciaron una investigación cartográfica y geohistórica en bibliotecas de países como España, Inglaterra o Estados Unidos.
Analizaron más de 100 cartas que a lo largo de la historia hablaban de la isla Bermeja y estudiaron decenas de mapas que, como explicó a Efe la directora del Instituto de Geografía, Irasema Alcántara, les llevaron a confirmar que en el aspecto cartográfico hay dos periodos.
Así, apuntó, en 1539 surge la primera referencia cartográfica a la isla y estas son constantes hasta el siglo XVIII, cuando literalmente la Isla Bermeja desaparece de los mapas o aparece rodeada de interrogaciones.
Para Alcántara, la existencia de la isla "no es una fantasía" ya que los documentos estudiados hablan de ella dando datos acerca de, por ejemplo, su pequeño tamaño.
El motivo de que no se haya encontrado en el lugar explorado es, en su opinión, que se tomaron las coordenadas antiguas sin adaptarlas a los nuevos mapas.
Por ello, lo que hay que hacer ahora es "reinterpretar y volver a georeferenciar los mapas, poner otras coordenadas y hallar los sitios potenciales en los que la isla estaría, sumergida o no", dijo.
Según la directora del instituto de Ciencias del Mar y Limnología, Leticia Rosales, ya hay estudiados tres posibles sitios en los que Bermeja podría estar localizada.
Ahora, apuntó, lo importante es lograr que haya suficiente financiación para que la UNAM pueda ir a los lugares con su buque universitario "Justo Sierra" y hacer evaluaciones oceanográficas de las zonas.
El experto Arturo Carranza fue una de las personas que viajó en el buque en una investigación que calificó como "muy interesante" y en la que se evidenció que "no había posibilidad alguna de que exista o haya existido una isla en ese lugar" ya que se exploraron profundidades superiores a 1.400 metros.
"Lo que queremos hacer ahora es tratar de entender si existió y la posición no era la que se decía o si simplemente se equivocaron en el nombre", dijo Carranza a Efe.
En su opinión, la isla "existió, pero ya desapareció" y por ello lo importante es averiguar dónde estuvo y tratar de entender cómo desapareció, "pensar en qué procesos naturales ocurrieron para que desapareciera".
Pero ni siquiera la tecnología satelital ayuda a desvelar el secreto de esta isla.
Al teclear "Islote Bermeja" en Google Maps, la mayor base de datos pública de mapas del mundo, aparece señalada al norte de la península del Yucatán, pero al acercar la visión no hay nada, ni una pizca de tierra, sólo agua.