Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nintendo fragmenta 3DS en lugar de crear algo nuevo de verdad

Nintendo ha anunciado una renovada 3DS, que sin duda mejora el 'hardware' de su predecesora en términos de control. También será un poco más rápida, pero en esencia tendrá la misma potencia, por lo que básicamente se trata de la misma consola, pero con 'stick' y un par de botones más.
Esto, a priori una buena noticia, no lo es tanto para los actuales usuarios de 3DS. Dadas las nuevas opciones de control, la compañía japonesa ya ha dicho que habrá algunos juegos que llegarán a la nueva Nintendo 3DS que no serán compatibles con las antiguas. El primero será Xenoblade Chronicles.
De esta forma, los usuarios que tengan alguno de los modelos antiguos y quieran utilizar estos títulos exclusivos, tendrán que dar el salto a esta "nueva" generación.
El único beneficio que obtendrán del dinero que se les vaya en esta operación serán esos nuevos botones -que por cierto ya se echaron en falta en 2011 cuando llegó la primera máquina- y acceso a los juegos que los exigen. Es cierto, y carcasas intercambiales; algo que sin duda redefinirá la experiencia. Ah, y compatibilidad con los muñecos Amiibo.
De esta forma veremos cómo los usuarios de las antiguas 3DS se convertirán en jugadores de segunda división, sin las mismas posibilidades. Y con ello la necesidad de comprar una consola que es en esencia la misma.
Es decir, que se creará la misma fragmentación que la que se produce cuando llega una nueva generación de consolas, pero con la diferencia de que esta máquina no trae consigo un salto gráfico notable como es de recibo. Será como obligar a pagar dos veces por lo mismo.
Y no es que 3DS haya sido nunca una máquina puntera, precisamente. Ya en el mismo momento de su nacimiento estaba muy por debajo de las posibilidades de PlayStation Vita y a día de hoy los videojuegos para móviles la dejan en pañales.
Desde luego que los gráficos no lo son todo y cierto es también que los usuarios de la portátil de Nintendo no la eligen por este motivo. Pero ya que sus fans se van a ver obligados a sacar la cartera a pasear para no quedarse desfasados, se merecían algo más.