Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PT niega un acuerdo en Brasil que desbloquearía la venta de Vivo a Telefónica

Henrique Granadeiro, director general de Portugal Telecom, antes de una reunión. EFE/Archivotelecinco.es
Portugal Telecom (PT) negó hoy que haya alcanzado algún tipo de acuerdo para invertir en la operadora brasileña Oi, lo cual podría desbloquear la frustrada venta de Vivo a la española Telefónica.
La empresa lusa emitió un comunicado, enviado al regulador de la bolsa de Lisboa, en el que desmiente las noticias sobre un "preacuerdo o acuerdo" con Oi aparecidas en un medio español y de las que se hicieron eco otras publicaciones tanto en Madrid como en Lisboa.
PT pidió sin éxito el viernes pasado a Teléfonica una prorroga de su oferta de 7.150 millones de euros por el 30% de la compañía brasileña de móviles Vivo, que expiró ese día sin acuerdo a causa del bloqueo a la operación por parte del Gobierno portugués y su exigencia de que la empresa portuguesa no salga de Brasil.
Los rumores sobre el desmentido acuerdo con Oi llegaron a hacer subir hoy más del 4% la cotización de PT en la bolsa de Lisboa, aunque al final cerró con una ganancia de sólo el 1,75%.
Portugal Telecom aseguró después del cierre del parqué en su breve comunicación que "no ha celebrado ningún preacuerdo o acuerdo orientado a la adquisición de una participación social en Oi".
Esta compañía es la cuarta operadora móvil del país suramericano con una cuota de mercado del 20% frente a algo más del 30% que tiene Vivo, líder en ese segmento.
No obstante, al contrario que Vivo, Oi no opera sólo en el sector del móvil y tiene una fuerte presencia en telefonía fija de Brasil.
Entre los accionistas de Oi hay dos grandes grupos privados brasileños y varias empresas del sector público y desde hace semanas la posibilidad de que vendan una participación a PT ha estado en la mira de los analistas lusos como una alternativa que permitiría a la operadora portuguesa seguir en Brasil y vender Vivo.
Pero oficialmente nadie a confirmado que esa hipótesis pueda fructificar a corto o medio plazo y entretanto las negociaciones entre PT y Telefónica sobre la venta de la participación portuguesa en Vivo siguen rotas.
El pasado sábado PT informó al regulador de la bolsa lusa que Telefónica no había aceptado su petición de prolongar la oferta por Vivo hasta el próximo día 28 para buscar una "solución positiva" a la operación.
Según la operadora portuguesa, las conversaciones con su homóloga española habían transcurrido "de forma constructiva" pero Telefónica mantuvo la decisión expresada unos días antes por su presidente, César Alierta, de no prolongar esa oferta más allá de la fecha límite del 16 de julio, extendida ya dos semanas antes.
Mientras el consejo de administración de PT negociaba el viernes cómo cerrar la venta de Vivo, el Gobierno luso reiteró públicamente que mantenía su veto al no haberse producido ninguna "alteración" en la oferta de Telefónica.
La venta del 50% de la sociedad Brasilcel, con la que PT y Telefónica controlan a medias el 60% de Vivo, fue aprobada el 30 de junio por el 73,9% de los votos de una asamblea general de la empresa lusa.
Pero fue bloqueada con una acción de oro que tiene el Estado en la compañía portuguesa y, aunque fue declarada ilegal el pasado día 8 por la justicia europea, el Gobierno luso anunció que no da marcha atrás en su decisión.
Telefónica dio a conocer el lunes su intención de iniciar la disolución de Brasilcel -que le permitiría después tratar de controlar Vivo comprando más títulos en el mercado- mientras en Portugal no se ha anunciado ninguna medida para intentar reabrir la negociación.
La última oferta de Telefónica para hacerse con Vivo fue anunciada el 29 de junio y es la tercera que hizo tras lanzar, el pasado 6 de mayo, una primera propuesta de 5.700 millones de euros que aumentó el 1 de junio a 6.500 millones.